Cada verano, la idea de preparar una tarta de melocotón se apodera de mí.

¿Por qué? Pues, como te contaba el verano pasado cuando preparé este pastel, desde que hace unos años vi esta tarta de Linda Lomelino en su blog “Call me cupcake” , las tartas de melocotón quedaron pintadas en una fantasía en mi mente.

Nunca antes había pensado en una tarta de melocotón, ya sabes, los básicos, vainilla, chocolate, siempre te vienen a la cabeza, pero, la tarta de Linda -será el poder de sus fotos, holaaa- me llevó a una fantasía de tardes de verano, llenas de pasteles de fruta y escenas de silencio, de calma, calor y ciudades vacías.

Creo que es esa fantasía, como siempre lo hacen las películas de intensa de la vida que me monto y me sirven como gasolina, la que empuja a intentar cada cada verano una tarta o un pastel de melocotón.

El primer año lo hice en cuanto vi su tarta. Esa misma tarde de domingo asorrataó por la calor de Madrid, perpetré un incomible bizcocho negro y carbonizado, que ni siquiera subió y yo traté de maquillar con un glaseado de queso chungo, rollo desparramado.

No hay foto. Las destruí.

Es curioso como crecemos y cambiamos y como cualquier cosa que hacemos, la decoración de nuestra casa, cómo nos vestimos o la forma en la que hablamos en cada etapa, es un reflejo de nuestro mundo interno, de, como escuché una vez: “el mundo que se esconde tras los ojos”.

Esta tarta, que ni mucho menos es perfecta, habla totalmente del momento en el que estoy ahora. Sobretodo de que, no me horrorizó irme 40 veces a por tabaco de la línea recta, ni que las filas no coincidan, ni ninguno de los mucho y evidentes defectos de la tarta.

Estoy aprendiendo. Está bien. La próxima saldrá un poco mejor, o quizá no. Pero no será dramático.

El bizcocho renegrío y churruscado también hablaba alto de aquel momento.

Hablaba del caos, de querer mucho y con fuerza, de intentar mucho y con ansía, y de conseguir resultados…con frecuencia carbonizados.

Cuando me abcedió el ataque melocotonísmo extremo anual, estuve pensando en una tarta para poder darle a la manga pastelera, PORQUE: ICING ON THE CAKE, el último libro de Tessa Huff, autora de “Layered” y del blog “Styles Sweet Ca“.

Me moría de ganas de empezar a practicar PORQUE: LAS TARTAS Y CUPCAKES DE Tessa.

Si le sigues desde hace tiempo, y ya te enamoraste de Layered, habrás podido darte cuenta de como su talento y habilidad con la manga pastelera ha tomado esteroides fuerte en su último libro. Las tartas de este libro, sobre todo las que requieren el uso de manga para hacer flores, formas y dibujos ¡Son un sueño!

La evolución de su creatividad y de su habilidad es espectacular. Layered ya me encantó, soy muy de tartas (y de películas mentales de intensita), como ya te he contado, y es un libro TODO.DE.TARTAS

Pero, las tartas y cupcakes de Icing on the cake ¡Dan muchas ganitas de aprender y practicar y hacer flores y ondas y rosetones y  curvas y rectas y chirifluses con pinzas de buttercream!

Que libro tan bonito. Cuanto trabajo hay detrás.

Además, en este libro encontrarás mucho más contenido técnico, recetas de pies, un capítulo entero sobre macarons, tartas de fruta de pâte sucré y masa quebrada…Vamos, que me ha gustado bastante el libro, no sé si te has dado cuenta. y una es de natural fanática, qué le vamos a hacer.

Bien. Aunque, obviamente, no soy Tessa Huff ¡Como me ha molado intentar aprender a hacer cositas con manga!

Y es que, como explica ella misma, la magia de estas tartas, que llevan tiempo, pero no son en absoluto difíciles, es que, una vez hechas, aún con todas las veces que te tuerces, o te vas de baretas o…con todos sus fallos e imperfecciones, en conjunto, quedan muy bonitas, son coloridas y chachis y están llenas de dibujinchis de crema.

El bizcocho es muy similar a un carrot cake y se prepará más o menos igual.

De la misma forma que puedes preparar bizcochos de calabacín de una forma parecida, rallando finamente la hortaliza, o de manzana, como esta tarta  ¿Por qué no de melocotón? Rallándolo igualmente. Como ocurre con el carrot cake o un bizcocho de manzana, si bien, se nota suavemente la humedad de la fruta, el sabor que prevalece es el de las especias, lo mismo ocurre con este bizcocho. Suave, húmedo y especiado.

El relleno quedó muy gracioso, crema de chocolate blanco: Swiss Merengue Buttercream de chocolate blanco, granola de cúrcurma y pecanas, para no dejar fuera el crujiente y melocotones ligeramente fritos en aceite de oliva. No demasiado cocinados, sólo hasta que se doren y queden suaves.

El único aspecto a tener en cuenta es que la fruta, cuando se va degradando, puede volverse ácida, por eso, prepara los melocotones el mismo día que vayas a montar la tarta y, si quieres que la tarta dure más de 1 semana o congelarla tranquilamente, para comerla en alguna ocasión más adelante, es mejor que no incluyas la fruta en el relleno o que lo hagas en forma de compota.

 

Tarta de melocotón y chocolate blanco

Imprimir receta

Peach cake

Ingredientes:

250 gr. de harina común

50 gr. de harina de maíz (Corn Starch)

1 cucharadita de levadura química

1 cucharadita de bicarbonato sódico

1 cucharadita de sal

ESPECIAS: 1 cucharadita de jengibre molido, ½ cucharadita de pimienta de Jamaica, ½ cucharadita de pimienta negra, 1/8 de cucharadita de nuez moscada

Opcional: 1 sobrecito de preparado para té Chai

200 gr. de azúcar moreno

125 gr. de Dark Brown Sugar

La ralladura de 1 limón

180 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

80 ml. de aceite de girasol o cualquier aceite neutro

15 gr. de vainilla en pasta (1 cucharadita)

Opcional: 1 cuchta de extracto Buttery Sweet Dough

5 huevos M

230 gr. de yogur griego (18 % de materia grasa)

½ cucharadita de ácido cítrico  o de zumo de limón

250 gr. de melocotón fresco, finamente rallado y escurrido

Preparación:

Antes de empezar prepara 3 moldes de 15 0 20 cm.: coloca un disco de papel de horno en la base y enmateca el molde con un poquito de margarina o mantequilla.

La receta da para hacer hasta 3 bizcochos de 20 cm. y 500 gr. de masa por molde.

  • Precalienta el horno a 175º.
  • Pesa, mezcla y tamiza junto: la harina común, la fécula de maíz, la levadura, el bicarbonato, las especias y la sal. Reserva.
  • Mezcla el yogur con el ácido cítrico y deja reposar 10 minutos.
  • En un procesador de alimentos o con un rallador, ralla finamente el melocotón.
  • En el bol de la batidora pon el azúcar junto a la ralladura y con la pala o el accesorio mezclador de tu batidora, bate un par de minutos.
  • Añade la mantequilla y bate, a velocidad ascendente 10 o 12 minutos, hasta que esté muy cremoso, blanco y esponjoso.
  • Despacio, batiendo a velocidad suave, añade el aceite en forma de hilo que cae sobre la pared del vaso, para evitar que salpique.
  • Añade la vainilla y, en caso de que lo utilices, el extracto de masa dulce.
  • Batiendo a velocidad suave ve añadiendo los huevos 1 a 1, preferiblemente prebatidos. Bate hasta que la mezcla esté suave y cremosa.
  • Retira el bol de la batidora y, a mano, con movimientos lentos, cuidando de no batir en exceso, incorpora la mezcla de harina y especias intercalándola con el yogur. Bate justo hasta que esté incorporado.
  • Añade el melocotón rallado.
  • Pesando a masa, o utilizando una cuchara de helado o una medida de taza, añade la misma cantidad de masa en cada uno de los moldes (yo preparé 3 bizcochos de 300 gr. Sobra masa, yo preparé además un loaf con la masa restante.
  • Hornea 22 minutos a 175 º.
  • Deja que los bizcochos se enfríen sobre una rejilla. Desmolda cuando estén fríos.

Granola de pecanas y cúrcuma

Ingredientes:

4 cucharadas de miel o maple syrup

5 cucharadas de aceite de oliva

2 cucharadas de zumo de limón o agua

1 cucharada de leche desnatada en polvo

1 pizca generosa de sal

150 gr. de copos de avena grueso

50 gr. de copos de avena (los que están semi-picados)

30 gr. de Dark Brown Sugar

70 gr. de nueces pecanas (u otro fruto seco que te guste)

Opcional: ½ cucharadita de cúrcuma

Preparación:

Pon una rejilla de horno en la ranura inferior y precalienta el horno a 175º.

Prepara una bandeja de horno con papel de horno o silpat.

  • En un cacito o recipiente para microondas mezcla y calienta: el aceite, la miel, el zumo de limón y lleva a fuego suave, mientras remueves suavemente con una varilla, hasta que esté bien integrado.
  • En un bol mezcla los copos de avena, las nueces pecanas groseramente picadas, la leche en polvo y el azúcar.
  • Vierte sobre los ingredientes secos y remueve hasta que los copos y las nueces esté perfectamente cubiertos del jarabe.
  • Esparce la mezcla en la bandeja de horno preparada previamente y hornea 20-25 minutos, abriendo ocasinalmente el horno para romper con una espátula la mezcla.
  • Cuando los copos de avena estén doraditos, saca la granola del horno y deja que se enfríe sobre una rejilla. Si han quedado pedazos grandes puedes romperla cuando está aún caliente.
  • Una vez frío, conserva en un recipiente hermético o una bolsa para congelar hasta el momento de utilizarla.
  • Puedes congelar la mezcla. Se conservará perfectamente 3-5 días a temperatura ambiente, 7-10 días refrigerada.

Melocotones fritos:

Ingredientes:

2 melocotones verdes

3 cucharadas de aceite de oliva

2 cucharadas de zumo de limón

1 pizca de Dark Brown sugar

Sal en escamas

Preparación:

Prepara una sartén amplia y una bandeja de horno con una rejilla para escurrir cubierta de papel de horno.

  • Pela y corta en rodajas de aproximadamente 1 cm. los melocotones. Baña con el zumo de limón recién exprimido y reserva.
  • Calienta el aceite a fuego fuerte hasta que esté bien caliente
  • Dora ligeramente los melocotones a fuego fuerte, hasta que los bordes estén ligeramente dorados, pero sin que la fruta llegué a quedarse demasiado blandita, aproximadamente 1 minuto por cada cada. Deben quedar dorados pero enteros, duritos.
  • Deja enfriar sobre la rejilla, y espolvorea con el azúcar moreno y la sal en escamas.

La fruta no se conservará firme si la preparas con mucha antelación. Deja esta preparación para hacerla justo antes de montar la tarta, contando con que debe estar completamente fría antes de utilizarla.

Swiss merengue Buttercream de chocolate blanco

Si nunca antes has preparado Crema de mantequilla de merengue suizo tienes todos los detalles para que te salga perfecto aquí (o la versión corta aquí).

Ingredientes:

250 gr. de clara de huevo (Si quieres puedes utilizar claras pasteurizadas, pero no es necesario)

500 gr. de azúcar blanco

300-350 gr. de mantequilla a temperatura ambiente, cortada en cubos

250 gr. de chocolate blanco fundido y templado

1 cucharadita vainilla en pasta o extracto puro de vainilla

Una pizca de sal

Preparación:

Antes de empezar: Limpia el bol de acero inoxidable, el batidor, la varilla de la batidora y un par de espátulas con papel de cocina y zumo de limón para eliminar cualquier resto de grasa.

  • Prepara una cacerolita de tamaño medio con agua, y un bol resistente al calor encima. Asegúrate de que el agua no llegue a tocar el bol.
  • Añade las claras de huevo y el azúcar al bol. Ponlo al baño maría y cocina la mezcla, removiendo suavemente hasta que alcance una temperatura de entre 54-60º. *Si no tienes termómetro de azúcar, puedes probar pasando la yema del dedo por la varilla. Si no quedan granitos de azúcar está listo.
  • Mientras se cocina prepara la batidora. Cuando alcance la temperatura indicada, lleva la mezcla al bol de la batidora y pon el accesorio varilla. Comienza a batir a velocidad baja, aumentando la potencia mientras la mezcla se enfría.
  • Bate hasta que haga picos firmes y se vuelva muy grueso y brillante.
  • Cuando la base del bol esté fresca al tacto estará listo (este paso puede llevar un poquito de tiempo, 15 minutos, incluso más.
  • Cuando el merengue esté brillante y liso, con la batidora a velocidad baja, añade la mantequilla, cubito a cubito. Bate hasta que la mezcla esté sedosa y suave.
  • Añade a vainilla y la sal y bate 1 minuto más.
  • Añade el chocolate templado y las especias, bate 3 minutos más.
  • La crema de mantequilla debe quedar sedosa, brillante y espesa, como un helado.
  • Puedes hacer la crema con antelación y guardarla en la nevera o congelarla.
  • Déjala a temperatura ambiente un par de horas y vuelve a batir de nuevo antes de usarla, para que esté cremosa y brillante.
  • La crema se mantendrá perfecta a temperatura ambiente en un recipiente hermético, perfectamente cubierta, o en una bolsa para congelar a temperatura ambiente 1 día, hasta 1 semana en la nevera y hasta 1 mes congelada.
  • Anota la fecha en la bolsa y el sabor antes de congelarla.

Imprimir receta

La crema de decoración es la misma que la crema del relleno, teñida de colores.

Puedes probar este diseño, que es del libro de Tessa que he comentado con exaltada devoción, que requiere algo de tiempo, pero que, como te decía es más sencillo de lo que puede parecer o, puedes probar estas, algunas de ellas cuentan con tutoriales, en su blog (4free & no taxes):

How to make buttercream flowers

-How to make ruffle cake

-How to make a two toned ruffle cake

-How to: Ribbon candy cake

-How to make watercolor cakes

¡Feliz comienzo de verano y besitos inmensos!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.