Con mi Kitchen aid metida en una caja ( I miss U babe). Con la cámara guardada en otra. Y todas nuestras cosas, a medias en cajas, a medias en montones, a medias formando trampas mortales para dedos meñiques del pie en medio del pasillo, echo mucho de menos el tiempo y las ganas de dedicar un fin de semana completo a preparar dulces.

Para mí, la repostería es como el yoga del yoga. El tiempo libre del tiempo libre.

Estas semanas, desmontando esta casa e inmersos en la obra, me da la cosa tonta de hacer ejercicios retrospectivos -más por vicio que por ejercicio-, que, en una de esas acrobacias retrovisibas me han llevado a caer en a la epifanía definitiva: mi vida no sería chula si no hiciera dulces.

En esta casa, de cocina diminuta, sin aire acondicionado y con una batidora de pie de 30 euros, mientras sudábamos uno de los veranos más c$bron3s que ha vivido Madrid, mi chico y yo hicimos la tarta de boda de su hermano, porque aquella mortal la hicimos juntos. Preparamos una tarta monstruosa de 5 pisos con 6 peonías y un montón de jazmines de azúcar.

Aún hay algunas peonías rodando por las casas de los invitados. Al fin y al cabo de aquella torre de Babel las peonías eran lo único que valía la pena.

A esta casa vino a vivir mi primera Kitchen aid.

En ella hice mi primer helado.

Aquí pude por fin dedicar el congelador a un 70% a dulces y 30% a algo de “comida normal” -categoría en la que incluyo todo lo que no son dulces y que como unicamente para sobrevivir-.

Y,  aunque, mira que, eso de madurar yo siempre me lo he tomado con calma, ahora, veo que en esta casa la madurez me encontró a mí.

Aquí dejé de ser una chavala. Y me iré de aquí siendo adulta.

Esta tarta chiquitina es de 3 pisos de 10 cm., es super fácil y su tamaño la hace perfecta para una meriendilla. Puedes hacerla de principio a fin en una tarde, y, para mi sopresa, porque era un poco experimento, un poco #necesitohacerunatartaporquesoyadicta ¡Está muy buena!

El bizcocho de mantequilla de cacahuete está todavía en proceso de perfeccionamiento, pero para ser una primera aproximación, está muy rico. La cobertura de crema mantequilla de cacahuete está hecha con un almíbar de azúcar moreno claro, para que los granitos de azúcar no se noten y poder tener el sabor a caramelo del azúcar moreno. Yo utilicé este azúcar moreno claro (variead Java) de azucarera. Esta nueva gama es mucho más parecida a los azúcares morenos que se utilizan habitualmente en las recetas americanas. La panela también le iría perfecta. A mí me encanta la que puedes encontrar aquí.  Aunque el azúcar va a disolverse al preparar el almíbar, cuanto más fino sea el grano y más sabroso el azúcar que escojas ¡Más bueno de morirte quedará! El ganaché de chocolate con leche es el relleno, junto con una cucharada de peanut butter directa del tarro en cada piso. Sí. Y no me ha dado ninguna vergüenza chupar la cuchara de cada bol al terminar.

Estoy haciendo obra y de mudanza ¿Eso no justifica toda cantidad de chocolate y azúcar que me pida mi cuerpo? Yo creo que sí.

Ala, ya lo he dicho.

Imprimir receta

He decidido empezar a dejarte las recetas listas para imprimir. Mi blog es chiquituno y no tengo yo mucha idea de informática, pero espero que, aunque de esta forma homemade, la opción de imprimir haga más sencillo que, si algún día te apetece tener una receta en papel para hacerla, la tengas en sólo un click.

Milk Chocolate peanut butter cake

Bizcocho de mantequilla de cacahuete

Ingredientes:                

220 gr. de harina común

1 cucharadita de bicarbonato

1 + ½ cucharaditas de levadura

1 cucharadita de sal

240 gr. de azúcar moreno claro

100 gr. de mantequilla blandita

120 gr. de mantequilla de cacahuete

200 gr. de huevo a temperatura ambiente (aprox. 4 huevos M)

1 cucharadita de vainilla en pasta

100 ml. de leche entera + el zumo de ½ limón

Opcional: 1 cucharadita de extracto butter vainilla

Preparación: Para 3 moldes de 10 cm. de diámetro.

  • Precalienta el horno a 175º y prepara los moldes: enmantécalos y cubre la base de los moldes con un disco de papel de horno.
  • En un vaso de medir mezcla la lecha con el zumo de limón y mezcla bien con una varilla. Deja reposar.
  • Pesa, mezcla y tamiza: la harina junto a la sal y los impulsores (bicarbonato y levadura). Mezcla muy bien y reserva.
  • Pre-bate los 4 huevos. Reserva.
  • En el vaso de la batidora con el accesorio pala crema la mantequilla junto al azúcar. Bate a velocidad ascendente hasta que la mezcla esté esponjosa, pálida y aireada (unos 10-12 minutos). Añade la mantequilla de cacahute. Bate 3-4 minutos más, hasta que esté muy cremosas, suave, pálida y aireada.
  • Añade vainilla en pasta bate 1 minuto más.
  • Añade poco a poco los huevos, en forma de hilo que cae sobre la pared del vaso, para evitar que salpique. Añádelo en 3 o 4 adiciones, mezclando tras cada una. Espera a que la masa recupere su aspecto antes de continuar añadiendo más huevo.
  • Retira el vaso de la batidora y BATIENDO A MANO incorpora la mezcla de ingredientes secos, intercalándola con el buttermilk casero (3-2).
  • Reparte la masa en 3 moldes a partes iguales. Puedes pesar la masa, o añadir cucharadas de helado o tazas de medir, ayudándote de una espátula chiquitita.
  • Hornea los bizcochos en la rejilla del medio, unos 20-22 minutos. El tiempo puede variar según tu horno, estarán listos cuando, al pincharlos con un palillo de brocheta, salga casi limpio, seco pero con algunas miguitas.
  • Deja que los bizcochos se enfríen sobre una rejilla unos 10 minutos.
  • Después, utilizando un cuchillo, desprende los lados de los bizcochos y con cuidado, desmolda y devuelve a la rejilla. Deja enfriar por completo.
  • Cuando se hayan enfriado, envuelve los bizcochos en film bien apretaditos y congélalos. Puedes conservarlos 2 días a temperatura ambiente, hasta 1 semana en la nevera y hasta 1 mes si los congelas. Congelarlos ayuda a mantener los bizcochos húmedos y a apretar la miga.

Ganage de chocolate con leche

Ingredientes:

250 g de chocolate con leche

125 ml. de nata para montar

Opcional: 15 g/ 1 cucharada de mantequilla a temperatura ambiente

½  cucharadita de vainilla en pasta

1 pizca generosa de sal

Preparación:

  • En un recipiente resistente al calor trocea el chocolate. Reserva.
  • En cacito de tamaño mediano a fuego medio, calienta la nata hasta que rompa a hervir. Ten cuidado, porque puede rebosar fácilmente.
  • Retira rápidamente el cazo del calor y vierte la nata caliente sobre el chocolate troceado. Deja que repose 1 minuto.
  • Usando una varilla, mezcla suavemente hasta que la crema esté súper suave y brillante. Añade la mantequilla, la sal y la vainilla en pasta. Mezcla suavemente hasta incorporar.
  • Mientras está caliente cúbrelo con film transparente directamente sobre la superficie de la crema. Deja a temperatura ambiente para que pierda temperatura antes de usarlo.
  • Es necesario que el ganaché repose para que espese. Si se quedase demasiado espeso, caliéntalo al baño maría o en microondas (sólo de 10 en 10 segundos, porque podría quemarse) hasta que adquiera la textura deseada.
  • Guárdalo perfectamente cubierto o en un recipiente hermético. Se conserva perfecto hasta 1 semana.

Crema de mantequilla de cacahuete                                                                               

Preparación:

  • En un recipiente resistente al calor trocea el chocolate. Reserva.
  • En cacito de tamaño mediano a fuego medio, calienta la nata hasta que rompa a hervir. Ten cuidado, porque puede rebosar fácilmente.
  • Retira rápidamente el cazo del calor y vierte la nata caliente sobre el chocolate troceado. Deja que repose 1 minuto.
  • Usando una varilla, mezcla suavemente hasta que la crema esté súper suave y brillante. Añade la mantequilla, la sal y la vainilla en pasta. Mezcla suavemente hasta incorporar.
  • Mientras está caliente cúbrelo con film transparente directamente sobre la superficie de la crema. Deja a temperatura ambiente para que pierda temperatura antes de usarlo.
  • Es necesario que el ganaché repose para que espese. Si se quedase demasiado espeso, caliéntalo al baño maría o en microondas (sólo de 10 en 10 segundos, porque podría quemarse) hasta que adquiera la textura deseada.
  • Guárdalo perfectamente cubierto o en un recipiente hermético. Se conserva perfecto hasta 1 semana.

Crema de mantequilla de merengue suizo de chocolate blanco, pimienta rosa y ginebra

Ingredientes:

150 gr. de azúcar Moreno claro

150 ml. de leche entera

200 gr de mantequilla a temperatura ambiente cortada en cubitos

200 gr. de mantequilla de cacahuete

1 cucharadita vainilla en pasta o extracto puro de vainilla

Una pizca de sal

 Preparación:

  • En un cacito pon el azúcar junto a la leche. Mezcla muy bien con una varilla y lleva a fuego medio-fuerte hasta el azúcar se haya disuelto. No batas la mezcla una vez que la lleves al fuego.
  • Una vez que el azúcar se haya disuelto por completo, retira del fuego y deja reposar cubierto hasta que esté a temperatura ambiente.
  • Comienza a batir la mantequilla con la varilla o la pala. Bate 2-3 minutos a velocidad media y comienza a añadir el almíbar, en forma de hilo fino que cae sobre la pared del vaso, sin dejar de batir. Continua añadiendo almíbar hasta terminarlo, luego incrementa la velocidad y bate hasta que la mezcla esté muy cremosa.
  • Incorpora la mantequilla de cacahuete, la vainilla y la sal y bate a velocidad alta hasta que esté super cremosa, mullida y suave.
  • La crema de mantequilla debe quedar sedosa, brillante y espesa, como un helado.
  • Puedes hacer la crema con antelación y guardarla en la nevera o congelarla. Déjala a temperatura ambiente un par de horas y vuelve a batir de nuevo antes de usarla, para que esté cremosa y brillante.
  • La crema se mantendrá perfecta a temperatura ambiente en un recipiente hermético, perfectamente cubierta, o en una bolsa para congelar a temperatura ambiente 1 día, hasta 1 semana en la nevera y hasta 1 mes congelada. Anota en la bolsa la fecha y el sabor antes de congelarla.

Imprimir receta

En esta casa, hago mías las palabras que Vivienne Westwood le dedicó a su pareja Andreas:

“El mejor cumplido que puedo hacerle es que me gusta vivir con él tanto como vivir sola.”

Vivienne Westwood. Documental “Vivienne Westwood, Reina del Punk”

Como Vivienne, yo también pienso que es el mejor cumplido.

¡Besitos inmensos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.