Ha sido un buen verano. No me encanta el verano, pero este ha sido un buen verano.

Para mí termina hoy. No sólo porque mañana vuelvo a la rutina. Sino porque estas vacaciones me han servido para lo que deben servir las vacaciones.

Para hacer punto y a parte.

Recoger, plegar y marcharte. Como si un mes durase años.

Y pensar. No pensar. Hacer un viaje en tren. Volver a sitios viejos, con ojos nuevos. Disfrutar de lo normal. Hacer helado. Ver realities super malos, que son tan buenos. Hacer el tonto. Perder el tiempo. Pintarte las uñas. O no. Estar 30 días despeinada y en sandalias. Arreglarte mucho. Ir a cenar. Tomar granizado de café. Hacer un pastel. Enfadarte. Darte cuenta de que te enfadas por vicio. Estar en paz contigo. Limpiar poco o nada. Engordar. Y que te de lo mismo. Ver tus series favoritas. Una película que viste hace mucho. Comprarte un cuaderno para nuevos proyectos, de flamencos rosas. Hacer una tarta. Y galletas. Con mucha purpurina y glaseado de colores.

Y volver a respirar.

Ahora me toca volver al trabajo.

Estoy contenta. Tengo muchas ganas ya.

Pero, no me despido porque vuelva al trabajo, no, es que además ¡Nos mudamos! Y ¡Vamos a reformar! O sea que me esperan meses de -me tiro de los pelos- ¡No poder hacer dulces! -suspiro, desmayo super dramático y mutis-.

Por eso, esta tarta es una despedida.

Al menos temporal.

Ya pienso en poder volver. Pero, de momento…

Tarta de cerveza negra, mascarpone y compost cookies

Capas de jugoso -¡Super jugoso!- bizcocho de cerveza negra, rellenas de trocitos de compost cookies y suave, suave crema de mantequilla y mascarpone.

El relleno de trocitos de cookie se mantiene crujiente y es suficiente para considerar que la vida merece la pena.

Y, sí, forma parte de mi obsesión con estas galletas.

 ¿El remate? Ganage de cerveza negra. El mejor ganage que he probado ¡Y no lleva nata! Lo más chulo es que puede prepararse incluso con agua, como explicaba Luz Ángela en su blog.

Queda increíble. El resultado es más un sirope que una crema, deliciosamente intenso, cuaja a la perfección y tiene un sabor que, no me ves, pero me relamo sólo de pensar en él.

Bizcocho de cerveza negra:

Con estas cantidades salen 3 bizcohos de 10 cm. y un bizcocho de 18 cm. que te puedes comer para merendar, porque la tarta te llevará mucho trabajo y, claramente, necesitas energía.

También puedes preparar la receta diviendo las cantidades a la mitad, y no merendar.

La cantidad de masa por molde es de 175 gr.

Ingredientes:

250 gr. de harina común

1 cucharadita de sal

1 cucharadita de levadura química

1 + 1/4 de cucharadita de bicarbonato

200 gr. de azúcar moreno oscuro

200 gr. de azúcar blanco

80 gr. de cacao sin azúcar de proceso holandés

2 cucharaditas de polvo de espresso o café soluble

1 cucharadita de vainilla en pasta

3 huevos L

100 gr. de chocolate negro picado y congelado

250 ml. de cerveza negra

70 ml. de aceite de oliva

100 gr. de mantequilla

160 gr. de yogur griego + 1/2 cucharadita de zumo de limón o 170 gr. de crema agria

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 175º y prepara los 3 moldes: enmanteca (con margarina, mantequilla o mantequilla clarificada) los moldes y coloca un disco de papel sulfurizado en la base de cada molde.
  2. Trocea el chocolate y resérvalo en el congelador, de esta forma los chips no se disolveran en la masa en el horno.
  3. Pesa, mezcla y tamiza juntos el harina, los impulsores, la sal y las especias. Reserva.
  4. A no ser que vayas a utilizar crema agria, PREAPARA LA “CREMA AGRIA CASERA”: Añade el zumo de medio limón al yogur. Mezcla suavemente y deja que repose 10 minutillos.
  5. Pesa el resto de ingredientes y deja todos listos para añadirlos. Mezcla ambos tipos de azúcar con el cacao y polvo de espresso o café soluble.
  6. En un cacito pon la cerveza, el aceite y la mantequilla. Calienta y mezcla hasta que la mantequilla se haya derretido, y retira. Reserva. Mientras irá perdiendo calor.
  7. Comienza a batir los huevos con la pala o el accesorio mezclador de tu batidora. Bate un par de minutos a velocidad media y añade la mezcla de azúcar. ESTE ES EL PASO CLAVE PARA UNA MIGA FINA Y AIREDA: Bate a velocidad ascendente, comienza suave y termina subiendo la velocidad (según la masa monte y espese, si lo haces antes salpicará hasta el techo). Tómate tu tiempo, no tengas prisa, bate los huevos junto al azúcar 10-12-15 minutos. No puedes pasarte de batido durante la fase de aireado. Es el momento en que la estructura del bizcocho se forma. Durante el batido de las claras (albumina-estructura-)), las yemas (Lecitina-emulsiona y liga-) y el azúcar, se van formando burbujitas de aire dentro de la masa, que serán eseciales en la estructura interna de tu bizcocho, por eso ¡A BATIR SIN MIEDO!
  8. Mientras bates y bates, añade la vainilla.
  9. Cuando esté muy cremosa, mullida y esponjosa, baja la velocidad de tu batidora y añade despacito, en forma de hilo la mezcla de cerveza y grasa -que caiga sobre la pared del vaso, porque si toca la pala puedes manchar de grasa hasta el cielo,-.
  10. Bate 2 o 3 minutos más.
  11. Retira el vaso de la batidora, y batiendo muy despacito, a mano y con suavidad, añade: la parte seca en 3 veces, intercalando la crema agria/ yogur+ limón. Mezcla justo hasta incorporar, con cuidado de no sobre batir.
  12. Enharina ligeramente los chips que reservaste en el congelador, retira el exceso y añadelos para terminar.
  13. Rellena los moldes pesando la masa (sobre todo si estás preparando las capas de una tarta, para que sean todas iguales) y hornea 18 -20 minutos a 175º. Estarán listos cuando, al pincharlos con un palito de brocheta, salga limpio, y con alguna miguita. Trata de no sobrehornear. Tú mejor que nadie conoces el punto del cachondo de tu horno, cuando la cocina huela a bizcocho el momento está cerca.
  14. Saca del horno y deja que terminen de enfriarse por completo sobre una rejilla.

Conservación:

  • Desmoldar, envolver muy bien en film transparente y congelar los bizcochos. Opción perfecta para utilizarlos para hacer tartas, e indispensable si vas a cubrir la tarta con fondant -congelar los bizcochos cuando vas a forrar de fondant te ayudará a que sean más estables, porque la miga se compacta y a que conserven humedad, lo que es muy importante ya que vas a trabajar durante horas la tarta fuera de la nevera, puede que el evento sea días después, etc…y de esta forma se conservarán jugosos por más tiempo-.
  • Puedes desmoldar, envolver muy bien y refrigerar (sin congelar) para montar la tarta ese mismo día. Te recomiendo la primera opción, incluso aunque vayas con prisa, por los beneficios que te comentaba.
  • PUEDES ¡Pegarte una señora merienda con ese bizcocho extra! Esta es siempre mi opción.

Crema de mascarpone:

Ingredientes:

250 gr. de mantequilla bien blandita

500 gr. de mascarpone frío

80 gr. de azúcar

15-20 gr. de leche en polvo

1/8 de cucharadita de nuez moscada

La ralladura de 1 lima

1 cucharadita de extracto puro de vainilla

Opcional: 1cucharadita de extracto de princesa

Preparación:

  1. Pes, mezcla y tamiza el azúcar glas, la leche en polvo y la nuez moscada.
  2. Ralla la lima.
  3. En el bol de la batidora pon la mantequilla. Comienza a batir, con la varilla, a velocidad media para suavizarla.
  4. Añade la ralladura, los extractos, y la mezcla de azúcar, en un par de adiciones.
  5. Bate 10 o 12 minutos. Bate sin miedo hasta que la mezcla esté super cremosa, pálida y esponjosa.
  6. Añade 1/ 3 del mascarpone y bate hasta que la crema recupere su aspecto cremoso y el queso se haya incorporado por completo.
  7. Continua con los 2/3 restantes.
  8. Si en algún momento la crema parece cortada puede ser por la temperatura del mascarpone. Por eso es útil añadirlo en varias veces, e ir integrándolo poco a poco. Si te ocurre, no te preocupes, contínua batiendo la mezcla hasta que esté cremosa. Si no ocurre, lleva la crema a la nevera 15 minutos, y vuelve a batir ¡Quedará bien! Ya lo verás.

Conservación:

  • Prepara la crema justo antes de utilizarla.
  • Puedes prepararla unas horas antes, pero está mejor recién hecha.
  • Si lo necesitas puedes alamacenarla hasta 3-4 días refrigerada. No la congeles.

Ganage de cerveza negra:

Este ganage resulta super suave. También llamado el ganaché vegano ¡No lleva nata! Sólo dos ingredientes: líquido y chocolate.

Su consistencia ligera lo hace perfecto para drip cakes o para servir como sirope.

El chef considerado su autor, Damian Allstrop ¡Nos ha hecho un favor a todos! ¡Viva él!

Hace unos meses vi proliferar recetas como el ganage de vino tinto. Algún tiempo después leí la receta en el Blog de Luz Ángela. Iba de vuelta del trabajo. Un escalofrío me recorrió  la columna y supe que tendría que probarlo, quedarme sin saborear el invento no era una opción.

#esosífueunaepifaníaynoladelo3sreyesmagos

Puede elaborarse con cualquier líquido, y la cerveza negra me pareció la nueva mejor amiga del chocolate negro. Utilicé chocolate negro al 84 %, que es un porcentaje de cacao muy alto, con lo que no tuve problemas para que cuajara y se volviese denso y muy estable una vez frío.

Para utilizar chocolate con leche o blanco, deberas ajustar la cantidad de líquido, igual que cuando utilizas nata. Al no llevar más grasa que la del chocolate, puede costarte un poquito más emulsionar la mezcla, pero no te preocupes, bate suave pero constantemente, porque al final la mezcla quedará brillante y suave, sin demasiado esfuerzo.

Si quieres saber más, puedes echar un vistazo al post Luz Ángela.

Ingredientes:

200 ml. de cerveza negra –yo utilicé guiness. Elige una cerveza negra cuyo sabor te guste especialmente, porque estará muy presente-

200 gr. de chocolate negro 84 % de cacao

20 gr. de glucosa -no es recomendable prescindir de la glucosa en esta receta, ya que ayuda a estabilizar la mezcla. Si no tienes glucosa ni azúcar invertido, puedes utilizar light/dark corn syrup, miel e incluso melaza-

Preparación:

  1. Coloca el chocolate troceado en un recipiente resistente al calor. Reserva.
  2. En un cacito pon la cerveza a fuego medio-fuerte y añade la glucosa. Remueve suavemente con una varilla y calienta la mezcla hasta que rompa a hervir.
  3. Retira del fuego y vierte, con cuidado de no quemarte, la cerveza sobre el chocolate. Deja que repose 1 o 2 minutos.
  4. Comienza a remover suavemente, con la varilla, desde el centro de la mezcla. Como en una mayonesa, deja la varilla girando, practicamente fija en el centro al principio, y ve ampliando los círculos cuando empiece a formarse un remolino en el centro.
  5. Mezcla hasta que esté suave, brillante y no queden pedacitos de chocolate.
  6. Reserva a temperatura ambiente, cubierto con film. No es necesario cubrir a piel, porque al no llevar nata, no formará película. Remueve ocasionalmente y vuelve a batir justo antes de utilizarlo, para emulsionar bien los ingredientes.

Conservación:

  • El tiempo de elaboración es de 10 minutillos, pero necesitará reposar a temperatura ambiente para tener la consistencia adecuada. Según se enfríe, irá cogiendo consistencia. Puedes refrigerarlo 30 minutos para acelerar el proceso.
  • Si lo preparas la víspera, cubre muy bien con film y conserva refrigerado. En el momento de utilizarlo, introduce 20-30 sg. en el microondas, y bate de nuevo. Repite la operación si fuera necesario.
  • Puedes almacenarlo 1 semana refrigerado, bien cubierto o en un recipiente hermético.
  • Puedes congelarlo, estará perfecto 1 mes. Descongela en la nevera, antes de dejarlo a temperatura ambiente.

Compost cookies:

Preparé esta tarta para mi chico, por eso no podía faltar una dosis de compost cookies, que le gustan tanto como a mí ¡O más! Me pareció que los pretzels, las chips, la mezcla de dulce salado, y la parte gamberra de esas galletas, eran perfectas para él.

Es una receta bastante elaboradilla, por eso, si tienes una receta que te encanta de cookies de chocolate ¡Adelante con ella! Galletas con chips de chocolate, peanut butter cookies…Las que más te gusten le irán de muerte.

Pero si quieres gamberrear: COMPOST COOKIES.

Ingredientes:

120 gr. de mantequilla

100 gr. de azúcar moreno oscuro

60 gr. de azúcar blanco

1 huevo a temperatura ambiente

5 gr.  (1 cucharadita) de extracto puro de vainilla + 5 gr. de extracto butter vainilla (Este)

La ralladura de 1/2 limón

110 gr. de harina de fuerza o panificable

4 gr. de sal gruesa recién molida

1/4 cucharadita de levadura química

1/8 de bicarbonato sódico

Una pizca de ácido cítrico o de zumo de limón


50 gr. de mini chips de chocolate negro

75 gr. de mini chips de chocolate negro

25 gr. de mini butterscotch chips

5 gr. ( 1 cucharadita) de café molido -Christina explica que no es necesario que el café sea extraordinario, pero si que se trate de café de grano, MOLIDO, y que no haya sido utilizado para preparar café-.

2 gr. (1/2 cucharadita) de cacao natural sin azúcar

100 gr. de corteza de galletas saladas y avena (1/2 de la receta)

40 gr. de patatas fritas chips

25 gr. de mini-pretzels-

Preparación:

Precalienta el horno a 180º, -La temperatura que a mí me ha funcionado es esta, ya que a 190º se me quemaba el chocolate.-

  1. Antes de empezar prepara la corteza de galletas saladas y avena. Deja que se enfríe por completo. Puedes prepararla en la víspera. Resérvala siempre refrigerada y en un recipiente hermético.
  2. Prepara todos los ingredientes a añadir: ten listos los chips, el chocolate troceado, y todo lo que vayas a necesitar.
  3. En el bol de la batidora por la mantequilla y los dos tipos de azúcar y bate, con la pala, 2 o 3 minutos. Raspa los lados del bol utilizando una espátula, para evitar que queden partes de la mezcla sin integrar.
  4. Añade el huevo, la ralladura de limón (si vas a añadir zumo de limón, en lugar de ácido cítrico, hazlo ahora), la vainilla y, si lo vas a usar, el extracto de butter vainilla. Sube un poco la velocidad (potencia media) y bate 7 u 8 minutos. Mezcla hasta que la masa esté integrada, pálida y ligeramente aireada.
  5. Mientras pesa, mezcla y tamiza los ingredientes secos, incluido el ácido cítrico.
  6. Baja la velocidad al mínimo y añade el harina. No batas más de 1 minuto. Este harina, muy alta en proteínas, comenzará a desarrollar enseguida si bates demasiado, y las galletas te saldrán duras.
  7. A velocidad bajita, incorpora el café, el cacao, los chips de chocolate, chocolate con leche y butterscotch y las migas de galleta. Bate 30 sg. más.
  8. Por último incorpora las patatas y los mini-pretzels. Bate justo hasta integrar, no más, no quieres que las patatas ni los pretzels se rompan demasiado. Lo ideal es que queden pedazos visibles.
  9. Refrigera la masa 30 minutos.
  10. Mientras, prepara una bandeja de horno, cubierta con una hoja de papel sulfurizado o una lámina antiadherente.
  11. Extiende la masa como quieras. Yo la extendía ligeramente, dejando un grosor de 2 o 3 cm., para que el interior de las galletas quedase suave, y la parte exterior y los bordes dorados y crujientes.
  12. Hornea 20-25 minutos a 180º. La galleta deben quedar dorada y crujiente. Ten cuidado porque el chocolate puede quemarse.
  13. Deja que se enfríe por completo sobre la bandeja y después pásala a una rejilla, para que se enfríe por completo.

Corteza de galletas saladas y avena

Puedes preparar un buen montón de corteza galletas saladas y congelarla. Yo lo hago así, se conservará hasta 3 meses perfecta, si es que dura tanto.

Pesa 100 o 200 gr. y embólsalo de forma separada. Anota la fecha y al congelador. Así tendrás galletas siempre que quieras con la mitad de trabajo.

Ingredientes:

50 gr. de galletas saladas, tipo krit, cracker o las que más te gusten a ti

20 gr. de copos de avena crudos

5 gr. de leche en polvo

10 gr. de azúcar moreno oscuro o panela

5 gr. de sal gruesa recién molida

15 gr. de mantequilla derretida

15 ml. de nata para cocina -no para montar-

30 gr. de nata para montar o crema doble (nata con doble cantidad de grasa)

Preparación:

Precalienta el horno a 180º.

Prepara una bandeja de horno con un pedazo de papel de horno o una lámina antiadherente tipo silpat.

  1. Tritura o trocea las galletas, no es necesario que queden muy finas, mejor si quedan pedazos. Yo lo hice utilizando un procesador de alimentos, si no tienes, puedes meter todas las galletas en una bolsa para congelar, cerrarla bien y aplastar las galletas utilizando un rodillo.
  2. Funde la mantequilla. Reserva.
  3. Mezcla las migas de galletas con la leche en polvo, la avena, el azúcar y la sal.
  4. Mezcla la nata con la mantequilla.
  5. Añade la mantequilla + nata a la mezcla de migas y remueve suavemente con una espátula o con las manos hasta que la mezcla quede bien integrada. La mantequilla actuará como pegamento, lo que hará que la mezcla sea como un montón de grumos pequeñitos. Debe quedar lo bastante consistente como para mantener la forma si la presionas cn la palma de la mano. Si no está lo bastante húmeda, añade de 14 a 25 gr. más de mantequilla.
  6. Extiende las migas por la bandeja de horno y tuesta las migas durante 10 minutos.
  7. En cuanto las saques del horno, rompe las migas con una espátula. Deja enfríar por completo en la misma bandeja.
  8. Esta masa está lista para usar recién hecha, bien para comer o para añadir a otra receta. Puedes conservarla refrigerada hasta 1 semana y 1 mes en el congelador. Conserva en un recipiente hermético.
  9. CONSÉRVALA REFRIGERADA HASTA EL MOMENTO JUSTO DE AÑADIRLA A LA MASA DE GALLETAS, PARA EVITAR QUE LA MASA SE FUNDA CON LA MASA.

Montaje de la tarta:

Montar la tarta es un proceso rápido si preparas tu mise en place con tranquilidad. Si hace calor el proceso será algo más pausado, ya que hay dejar que cada capa  de bizcocho y crema refrigere 5 o 10 minutos antes de seguir colocando capas, te garantizará que no se aplaste -terrible y dramaticamente- todo tu trabajo.

Antes de empezar, prepara todos los ingredientes: tus bizcochos y cremas.

Prepara tu zona de trabajo, coloca el plato giratorio, las espátulas, las lengua de silicona para rebañar, la base sobre la que vayas a montar y un trapito por si te pringas, que suele ser lo más divertido, pero luego limpiar tus huellas por toda la casa, pues no tanto.

 

  1. Antes de empezar: Prepara todo lo que necesites. Despeja tu zona de trabajo, ponte tu cafetito, tu coca-colita o tu beer favorita, que ahora empieza lo bueno. Si tienes dudas sobre que puedes necesitar puedes echar un vistazo a este post.
  2. Sobre el plato giratorio y bajo la base de la tarta, coloca un pedacito de esterilla de silicona, así la base no se moverá y podrás trabajar tranquilamente.
  3. Si tus bizcochos han quedado feos, abultaditos en la parte superior o si, simplemente, quieres capas más finas, utilizando una lira o un cuchillo de sierra, retira la “jorobita” o corta los bizcochos a la mitad, para hacer 2 capas de cada uno. En este caso yo utilicé los bizcochos tal cual. 3 capas iguales de bizcocho, de 175 gr. cada una.
  4. Sobre el plato o la base que vayas a utilizar, pon una pequeña cantidad de crema y extiéndela con una espátula, dejándola planita, este será el “pegamento” de la tarta.
  5. Sobre ella, coloca el primer bizcocho AL REVÉS: gíralo y coloca la parte que se cocinó en la base del molde, hacia arriba, para que la cara más lisita esté hacia arriba.
  6. Retira entonces el disco de papel sulfurizado de la base y, con una brochita de silicona, limpia las miguitas que puedan desprenderse, así trabajarás más limpio.
  7. Después, con una manga pastelera: realiza una circunferencia de crema en el borde del bizcocho: esté será el muro de contención del relleno. Así no se saldrá nada. Deja el “dique” a 1 cm. aproximadamente del borde, para tener algo de margen, por si el peso de la tarta aplasta la crema. Puedes refrigera 5-10 minutos antes de colocar la siguiente capa, para que la crema esté durita, y no se mueva, ni se aplaste.
  8. Dentro de este círculo de crema de mantequilla pon el resto de crema de relleno. Con un cuchillo de sierra trocea la galleta en pedazos de aproximadamente un bocado, y añade a tu gusto la cantidad de trocitos de galletas que quieras. Yo añadí, más o menos 3 cucharadas de migas en cada capa. Reserva el resto para decorar. *Deja algunos pedazos grandes, para decorar la parte superior de la tarta.
  9. Refrigera 5 o 10 minutos.
  10. Repite con la segunda capa: haces el círculo de crema de mantequilla y rellenas después con más crema y añades trocitos de galletas. Refrigera 10 minutos y coloca la capa final.
  11. Con un par de cucharadas de helado de crema de mantequilla aplica una capa finita de cobertura, que hará de capa tapamigas. También puedes utilizar la manga. Extiende bien, rellena los posibles huecos y deja lo más lisita posible. Refrigera la tarta 30 minutos o 1 hora antes de cubrir con la capa final, que será la capa decorada.
  12. Para terminar: Puedes decorar como más te guste. Puedes aplicar crema y alisar totalmente, extenderlo “a la remanguillé”, que diría mi madre, incluso no dar esa capa tapamigas y dejar los bizcocho sin cubrir, rollo naked cake.
  13. Yo apliqué crema, empezando siempre por la parte superior, y bajando despues a las paredes, para cubrir la tarta por completo: Empieza por la parte superior, alísalo antes de seguir, ya que, como la tarta está fría, la crema se enfriará muy deprisa y trabajarla puede volverse díficil. Después aplica crema por los laterales. Para hacerlo, utiliza una espátula de codo y realiza movimientos rápidos, como si extendiéses mermelada (o mejor, nutella) sobre una tostada. Puedes hacer dibujos, alisar la crema o dejar un acabado más rústico. Como más te guste a ti.
  14. Para terminar, haz el Drip.
  15. Refrigera la tarta 15 minutos. Tiene que estar bien fría, y el sirope de chocolate debe estar ligeramente templado. Lo bastante caliente para estar fluido.
  16. Coloca la tarta en el plato giratorio, para poder ir girando la tarta. Con una cuchara, una jarrita, un biberón, lo que quieras, ve dejando caer sirope sobre el borde de la tarta.
  17. Remata con migas de galleta y bizcocho sobre la parte superior y ¡Listo!

 

 

Por supuesto, puedes decorar de otra forma, como más te guste a ti, con sprinkles de colorinchis o algún topper chulo de morirte o a tu rollo.

El mío está hecho con dos palitos de brocheta, un lacito, pegamento de barra y las tiras de una camisa que me compré. Las llevaba en las mangas, pero que no me gustaba con ellas, así que le corte las tiras ¡Ah! Y una pegatina que compré, y que está en el centro, porque la tarta fue para mi chico, que volvía de viaje.

 

… me despido con esta tarta.Y con esto también.

¡Besitos inmensos!

¡Hasta pronto!

3 comentarios sobre “El final del verano y una tarta de despedida

  1. Cariñito! Yo te voy a echar mucho de menos, a tí, tus tartas, tus historietas que cada día me gustan más… Pero aquí estaré a tu regreso, esperándote con ganas y sobretodo para ver qué novedades nos traes! #separadasalnacer continuará, muakssss guapísima!

    Le gusta a 1 persona

    1. Ay mi niña!!!!Pero que bonita eres! No sabes que ilusión me hace que me digas eso!!! Muchas gracias!!! Y por pasarte a visitar mi rincón de la parida pastelera!!! Aunque, como parece ser que esto de hacer dulces tiene un componente adictivo, y no soy capaz de parar ni desengancharme, no sé si llegará la despedida!!! Ahí queda clara mi fuerza de voluntad cuando de dulces se trata!! jajaja 😉 #separadasalnacer #alemaniaestáaquíallado #vecinasa2000km 1 besito grande Lorena!!!

      Le gusta a 1 persona

  2. Cariñito! Yo te voy a echar mucho de menos, a tí, tus tartas, tus historietas que cada día me gustan más… Pero aquí estaré a tu regreso, esperándote con ganas y sobretodo para ver qué novedades nos traes! #separadasalnacer continuará, muakssss guapísima!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.