Cuando algo es un clásico mi chico suele decir que “está certificado por el uso y avalado por el tiempo”.

Creo que este dicho se puede aplicar totalmente a las Oreo.

Las Oreo son en sí mismas una categoría de galletas. Replicadas hasta la saciedad y utilizadas en toda clase de dulces, su sabor exacto no es sencillo de imitar -el ingrediente secreto debe ser amor o droga dura, porque…– nada puede compararse al sabor extacto y único de las auténticas Oreo.

Por eso precisamente este helado es un infalible. Es de Oreo y lleva un buen montón: infusionadas primero en la leche. En pedacitos a modo de tropezones deliciosérrimos y se puede servir ¡En sandwichitos de Oreo!

Si te gustan las Oreo, este helado es una forma estupenda de alegrarte el verano ¡Hinchándote! Si no te gustan las Oreo, o estás aburrid@ de ellas –porque novedosa y original es cierto que no es la propuesta-, puede que este no sea tu helado. A pesar de eso, la receta puede preprarse con cualquier otra galleta clásica -o moderna, oye- que te guste más.

Elige tu galletas amada y mete el vaso de la heladera en el congelador, porque hacer sandwichitos de helado se puede convertir en tu actividad favorita para pasar la acalorada tarde veraniega.

A mí me ha pasado eso. Hacer sandwiches de helado es una de mis aficiones del verano. No es un deporte de riesgo, pero mola como si lo fuera.

Helado de Oreo:

Este helado no es más que una mezcla de leche y nata, infusionadas con galletas Oreo. Y después, muchas más Oreo. Tal y como he preparado la receta lleva huevo, clara de huevo. Puedes eliminar el huevo por completo, omitir los pasos de adición y cocción y ya está. Si lo haces así, para espesar el helado sin huevo puedes incorporar un par de hojas de gelatina hidratadas a la parte de nata que vas a calentar al final. De esta forma aportarás consistencia al helado sin tener que añadir hu.evo.

Con estas cantidades salen unos 2 litros de helado. Como las heladeras standar tienen aproximadamente 1 l. de capacidad, yo lo mantequé en 2 veces. Así no tuve problema. El helado aumenta de tamaño al mantecarlo, porque incorporas aire, por eso no llenes el vaso de tu heladera hasta el borde, porque podría rebosar. También puedes dividir las cantidades sin ningún problema.

Como has de infusionar las Oreo, este helado lleva 3 días de preparación, en lugar de 2: uno para preparar la infusión de galletas y leche, otro para preparar la crema y un último día para mantecar el helado, ya que en cada proceso la crema debe reposar en frío entre 12 y 24 horas.

Ingredientes:

Para 2 l. de helado

250 gr. de galletas Oreo (separadas, la crema y las galletas)

1 l. de nata para montar (30 % de materia grasa)

500 ml. de leche entera

150 gr. de azúcar blanco

2 cucharadas (30-40 gr. aprox.) de azúcar invertido, glucosa o light corn syrup

480 gr. de clara de huevo pasteurizada (al ser verano y tratarse de un helado, utiliza preferiblemente claras pasteurizadas)

1 pizca generosa de sal

1 cucharada de vainilla en pasta

100 -150 gr. de Oreo para añadir en pedacitos

Opcional: Más Oreo, separadas crema y galletas, para hacer los sandwiches

Preparación:

  • Antes de empezar limpia muy bien todos los utensilios con agua bien caliente, para prevenir el contacto de los lácteos o los huevos con bacterias, ya que la crema de helado en verano es un resort para bichitos indeseables.
  • Antes de empezar prepara un baño frío: Pon un bol lo bastante amplio como para encajar el bol en el que pondrás la crema de helado terminada, y llénalo con agua fría y unos cuantos cubitos de hielo.
  • Cubre el baño frío con un bol bien limpio, para verter en él la crema terminada y coloca sobre este último bol un colador. Trata de elegir dos recipientes que, en la medida de lo posible, encajen, para evitar que salpicaduras o accidentes.
  • Pon el bol cerca de donde vayas a preparar el helado, para evitar desplazarte con una crema caliente, y para poder verterlo lo antes posible, cortando de golpe la cocción una vez esté listo. El baño frío, al bajar rapidamente la temperatura,  te ayuda a “pasteurizar” -caseramente- la crema, además de interrumpir la cocción de la crema.
  • Prepara un recipiente hermético y cubre el fondo y las paredes con un pedazo de film transparente o papel sulfurizado, para aislar la crema de helado de sabores extraños o de estar en posible contacto con bacterias indeseables. Es una crema de huevo y leche y es verano, toda precaución es poca. Deja un pedacito más para cubrir la superificie de la crema a piel.
  • Prepara todos los ingredientes que vas a utilizar antes de empezar, ya que, una vez que empieces a preparar la crema el proceso es muy rápido y es fácil que el huevo cuaje si te despistas.
  • Introduce, si no lo has hecho antes, el bol de tu heladera, en el congelador.
  • Por si te hiciese falta, ten preparada la batidora (no de varillas, si no tipo picadora, como la minipimer). Es una herramiento útil si necesitas “salvar” una crema de huevo que cuaja durante la cocción.
  1. Separa los 250 gr. de galletas: La crema por un lado, reservada y las galletas por otro troceadas en pedazos grandes.
  2. Mezcla 500 ml. de nata y los 500 ml. de leche en un cacito. Añade el azúcar blanco y 1 de las cucharadas de azúcar invertido. Añade las oreo picadas y la crema de relleno reservada.
  3. Calienta la mezcla a fuego medio fuerte hasta que el azúcar se haya disuelto, observes que la leche se tiñe de color cacao y las galletas se reblandecen.
  4. Retira del fuego. Cubre con film a piel, pegado directamente sobre la superficie de la crema y deja que repose en la nevera al menos 12 horas o, aún mejor, toda la noche.
  5. Cuando la mezcla haya reposado: Prepara un bol bien limpito y amplio. Coloca con un colador sobre este bol. Prepara también un cacito y un otro bol más.
  6. Prepara un baño frío: un bol amplio, preferiblemente, donde puedas encajar el otro, con agua fría y algunos cubitos de hielo. Coloca el bol limpio sobre el baño frío, vierte en él los 500 ml. de nata que faltaban por añadir y déjalo en un lugar cercano al lugar donde vayas a elaborar la crema, para evitar desplazarte con una crema caliente y para poder verter rapidamente y cortar la cocción de la crema de helado de golpe.
  7. En un bol aparte, resistente al calor por la clara de huevo y bate ocasionalmente hasta que espumen, mientras se calienta le leche. Pon bajo este bol y pañito o esterilla, para evitar que patine mientras viertes la leche caliente.
  8. Vierte la mezcla de nata y leche infusionada con las galletas en el cacito y calienta a fuego medio-alto. Cuando la mezcla esté ligeramente caliente, viértela sobre el bol preparado con el colador.
  9. Cuela la mezcla infusionada de las galletas. Desecha las galletas mojadas, pero conserva el bol y el colador. Coloca el colador sobre el bol preparado en el baño frío, para colar la crema final.
  10. Devuelve al cacito la leche colada y añade la sal y la cucharada de azúcar invertido restante. Calienta a fuego medio, hasta que esté ligeramente caliente, pero no llegue a hervir.
  11. Retira del fuego y vierte la leche caliente sobre las claras en varias adiciones, mientras bates continua y suavemente. De esta forma temperas las claras, para evitar que se cuajen al añadir la leche caliente de golpe. Empieza añadiendo una pequeña cantidad y continua hasta añadir toda la leche. Remueve hasta integrar totalmente y devuelve la mezcla al fuego.
  12. A fuego medio, calienta la mezcla, removiendo continuamente. Las claras de huevo se cocinan a una temperatura inferior a las yemas, por eso es muy fácil que las claras cuajen y te estropeen el helado, en torno a los 65 º la crema está lista. Si no tienes termómetro, cuando la crema haya engrosado y al sacar la espátula y trazar una línea con el dedo, la línea quede marcada está lista.
  13. Retira rapidamente del fuego y vierte, a través del colador, sobre el bol con la nata restante, colocado sobre el baño frío. Remueve suave y ocasionalmente mientras la crema va espesando.
  14. Cuando se haya enfriado, vierte la mezcla sobre el recipiente hermético que preparaste.
  15. Deja que la crema repose en frío 12 horas o, aún mejor toda la noche.

* OPERACIÓN DE SALVAMENTO: En caso de que, durante la cocción de la crema de clara de huevo, las claras cuajen y la crema se vuelva grumosa y parezca cortada, retira el cacito del fuego.

Con una batidora (no de varillas, si no tipo minipimer) y mucho cuidado de que no salpique , ya que podrías quemarte, pasa la crema por la minipimer. Puede quedar un regusto a clara de huevo, pero salvarás la textura.

Mantecar el helado:

  1. Para mantecarlo con heladera: Después de dejar que la crema repose de 12 a 24 horas en la nevera, lleva a tu heladera y manteca según las instrucciones del fabricante. Yo utilizo el bol para helados de la Kitchen aid, y en unos 20-30 minutos el helado ya está listo.
  2. Si vas a hacer el helado sin utilizar heladera, después de dejar la crema reposando 24 horas en la nevera, bate un poquito con movimientos envolventes, y lleva al congelador. Cada 30 minutos al principio, y, después algunas veces más, saca del congelador, remueve cuidadosamente, y devuelve al frío.
  3. Mientras el helado está en la heladera, trocea 100 o 150 gr. de Oreo. Puedes omitir esta parte de galletas, o añadir más según tu gusto. Yo troceé las galletas enteras, pero si tú prefieres retirar la crema, como más te guste.
  4. Una vez que el helado esté cremoso y heladito, viértelo sobre el recipiente donde vayas a conservarlo, intercalando cucharadas de helado y pedacitos de Oreo, remueve para que se vayan mezclando.
  5. Para conservar el helado puedes utilizar el mismo recipiente hermético donde conservaste la crema, cubierto con film limpio. Cubre también la superficiea piel, ya que esto palia la formación de cristales y evita que helado coja sabores extraños en el congelador.
  6. Deja que el helado repose en el cogelador 3 o 4 horas, tras mantecarlo, para que termine de enfríarse por completo.
  7. En el momento de consumirlo:  Si quieres hacer los sanwiches de helado es preferible que, en lugar de un recipiente profundo, utilices uno plano y amplio, para verter el helado recién mantecado y dejar que termine de enfríar así.
  8. En el momento de preparar los sandwiches, separa unas cuantas Oreo y desecha la crema (o cómetela mientras los preparas, a modo tentémpie). Deja preparadas las galletas y cubre una badeja o recipiente con papel sulfurizado, donde puedas colocar los sandwiches y que quepa en tu congelador.
  9. Prepara un aro o un cortador redondo de galletas, que sea aproximadamente del tamaño de las galletas. Sumerge el cortador en agua caliente 10-15 minutos, para que corte salga limpio.
  10. Saca el helado del congelador y deja que se temple unos minutos.
  11. Utilizando el cortador de galletas, ve cortando círculos de helado y colócalos sobre una galleta, cierra con otra, dejando la cara exterior (en la que se ve el dibujo) hacia fuera.
  12. Conserva en el congelador cubiertas, o en un recipiente hermético. Si los dejas sin cubrir pueden secarse o dañarse.

Conservación:

  • Conserva el helado siempre bien cubierto y en un recipiente hermético.
  • Aunque los helados se conservan congelados, no duran para siempre ¡Así que vas a tener que comértelo antes de un par de meses! Aunque, si en tu casa sois tan golosos como en la mía, no creo que dure tanto.

Nuestros congeladores caseros enfrían demasiado, deja que repose 10 minutillos fuera del refrigerador antes de hincarle el diente.

Estos sandwichitos entran solos. No te digo más ¡Que los disfrutes!

¡Besitos inmensos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.