Cada vez que vuelvo “al pueblo” no es un pueblo en realidad. Es una pequeña ciudad, que siempre he llamado “mi pueblo”., porque, ya se sabe… #niñosquenotienenpueblo, me parece que puedo escuchar en mi cabeza la canción “Volver”.

Será porque volver a La Mancha sabe siempre a nostalgia; será porque las películas de Almodóvar se adhieren a lo emocional. Y todo el mundo sabe que las manchas no salen facilmente de las emociones.

Sin embargo, este verano creo que me he reconciliado con la estación.

He hecho las paces con el calor, con los vestidos de tirantes –que años ha me encantaban, pero con los que llevo enemistada un par de años, curiosamente, más en verano. Daños colaterales, supongoy me he reconciliado con el veraneo y con “mi pueblo”.

Creo que incluso he disfrutado de estar allí, aunque, como suele ocurrir, me he dado cuenta al marcharme.

Con lo que no estoy teniendo una relación tan reparadora es con mi F*$#king congelador, como puedes ver por el estado de este helado.

Mi alma repostera se niega a asumir que el poder del verano reina en mi casa, construida sobre la superficie solar y donde, tengo la teoría, de que hace más calor que en ningún otro lugar del planeta.

Pero yo, dispuesta a aprovechar hasta el último minuto de mis vacaciones, decidí dedicar el día a hacer fotos de un par de dulces que preparé la tarde anterior. Ya a última hora pensé que podría sacar algunas fotos de este deliciosérrimo helado. Porque está bueno. Está bueno de verdad.

Pero mi congelador se opuso energicamente ¡No enfríando el maldito! No me importó y decidí hacer las fotos igualmente. Me gustaba mucho la luz que había. No puedes ver un helado muy helado, pero si tu congelador hace lo propio y congela ¡Verás que delicia de helado!

Refrescante, suave, ligeramente ácido y muy sabroso. Vamos ¡Una pasada!

En esta casa contruida en el sol ha volado.

Quizás la idea de hacer un helado de crema agria no parezca inicialmente muy atractiva, sin embargo, paseando por la sección de refrigerados, un día en el que hacía tanto calor que remolonear entre las neveras me parecía la mejor manera de invertir la mañana, vi ¡Crema agria! No la encuentras en todos los supermecados, y menos aún es usual que la suerte te sonría y encuentras una que parezca buena de verdad.

Tenía pensado hacer un helado de nata. No quería dejar de probar este verano un helado “estilo Philadelphia” o “estilo americano”-proudly made in America, como explica David Lebovitz en “The perfect scoop” [Mi Biblia de este verano], esta clase de helados hechos sólo con lácteos, sin huevo, fueron bautizados así debido a la gran cantidad de granjas de vacas lecheras que proliferaron en esta región -el talento americano para hacer de la necesidad virtud, es innegable-. Pero, para nosotros Spanish style folks, esta clase de helados son los helados de nata de toda la vida.

Frente a los helados de estilo francés o Italiano, suaves, densos y cremosos, gracias a la base de huevo cocinado, estos son mucho más sencillos de preparar. La crema base es una mezcla de nata y leche, que puedes aromatizar al gusto o llenar de tropezones. No requiere que prepares una crema inglesa ni pastelera. No lleva huevo, no tiene punto de cocción ¡No tiene complicación! Lo que hace la operación helado ¡Sencillísima!

Aunque para mí que algo sea fácil, al menos en repostería, no suele ser una virtud en sí misma, porque me encanta complicarme la vida, esta forma de hacer helados tiene además otras bondades que sí me seducen: el respeto por el sabor.

Los helados de huevo tienen, por ligero que sea este, sabor a huevo. Son cremosos, maravillosos, pero saben a huevo.

Por eso, esta es la forma ideal de preparar helados de sabores suaves y delicados, como este de crema agria y limón, un helado de té verde, por ejemplo, o el Cereal Milk Ice Cream de la maravillosérrima Christina Tosi y su Milk bar.

*Si la quieres, puedes encontrar la receta en Momufuku Milk Bar, junto al ¡¡¡Helado de Pretzels!!!

La oportunidad de probar un helado en el que un sabor delicado fuera el protagonista, y una mañana de paseos remolones por la sección de lácteos, sembraron la semilla de este helado de crema agria y limón, que, después de probarlo, se ha convertido en uno de mis favoritos.

Puede ser la base perfecta para un helado de lima o de vainilla y cardamomo; de leche infusionada con ¡Lo que quieras! Helado de earl Grey o cualquier té que te guste, o de cualquier helado en el que quieras que un sabor suave y sutil cobre protagonismo.

Si decides probar con la crema agria, déjame decirte que aporta un delicioso punto de ácidez que hace que sea muy refrescante -y probablemente perfecto para un sandwich de sugar cookies-, la ralladura de limón y la pizquita de ácido cítrico terminan de redondear un helado de muerte.

También puedes sustituir la crema agria por crema fresca, o, si prefieres eliminar por completo esta acidez extra, sustituirla por queso mascarpone o queso crema.

Tanto la crema agria como la crema fresca son natas muy grasas y ricas en fermentos lácticos, lo que las hace más ácidas. Por eso, en caso de que quieras librarte de la acidez todo lo posible, sin perder la textura de este helado, prueba a sutituir la cantidad de crema agria por queso crema o mascarpone. De esta forma conservas la gran cantidad de grasa. Tu helado y tu paladar te lo agradecerán, ya que las grasas ayudan a que los helados sean más cremosos, porque las grasas puras no se congelan, -palabra de David Lebovitz-. Es por esto que, en helados ricos en grasa, no se formarán cristales de hielo de gran tamaño, se congelarán a temperaturas más bajas, lo que hará el proceso de mantecado e ¡Importante! el de congelación mucho más lento, haciendo que su textura sea más cremosa.

*Si quieres saber más, puedes echar un vistazo a este post sobre truquis para preparar helado casero y a este post de Mr. Lebovitz..

Helado de crema agria y limón

Este cremoso helado tiene un sabor suave y ácido, refrescante y muy ligero. La crema es super suave y el sabor, al menos para mí, sorprendente.

Es muy rápido de preparar y gracias a esa acidez extra que aportan la crema agria y el ácido cítrico es perfecto para no-amantes del dulce o para servir en cucurucho o hacer sandwich de helado con cualquier galleta bien dulce.

Si no tienes ácido cítrico no tengas problema, puedes sustituirlo por zumo de limón o por una cucharadita de zumo de limón + 1/4 de cucharadita de crémor tártaro.

Si es la primera vez que haces helado, estás empezando, o tienes alguna duda, quizás pueda ayudarte echar un vistazo a este post: Haciendo helado casero

Ingredientes:

Para 1 l. de helado aprox.

350 ml. de nata para montar (30% de materia grasa)

1 cucharadita de ácido cítrico (Yo utilizo este, si no tienes puedes sustituir, sin problema, por 1 cucharada de zumo de limón, o, una cucharadita de zumo de limón + 1/4 de cucharadita de crémor tártaro).

400 gr. de crema agria

160 gr. de azúcar blanco

1 cucharada (15-20 gr.) de glucosa o azúcar invertido

1/2 cucharadita de ginebra o vodka

Una pizca generosa de sal gruesa recién molida

La ralladura de 1 limón (Yo utilicé, esta vez, limón ecológico, sin tratamiento)

1 cucharadita de vainilla en pasta

1 cucharadita de extracto puro de vainilla

Opcional: 1 cucharadita de extracto de princesa

Preparación:

  • Antes de empezar limpia muy bien todos los utensilios con agua bien caliente, para prevenir el contacto de los lácteos con bacterias, ya que la crema de helado en verano es un resort para bichitos indeseables.
  • Antes de empezar prepara un baño frío: Pon un bol lo bastante amplio como para encajar el bol en el que pondrás la crema de helado terminada, y llénalo con agua fría y unos cuantos cubitos de hielo.
  • Cubre el baño frío con un bol bien limpio, para verter en él la crema terminada y coloca sobre este último bol un colador. Trata de elegir dos recipientes que, en la medida de lo posible, encajen, para evitar que salpicaduras o accidentes.
  • Pon el bol cerca de donde vayas a preparar el helado, para evitar desplazarte con una crema caliente, y para poder verterlo lo antes posible, cortando de golpe la cocción una vez esté listo. El baño frío, al bajar rapidamente la temperatura,  te ayuda a “pasteurizar” -caseramente- la crema, además de interrumpir la cocción de la crema.
  • Prepara un recipiente hermético y cubre el fondo y las paredes con un pedazo de film transparente o papel sulfurizado, para aislar la crema de helado de sabores extraños o de estar en posible contacto con bacterias indeseables. Es una crema de huevo y leche y es verano, toda precaución es poca. Deja un pedacito más para cubrir la superificie de la crema a piel.
  • Prepara todos los ingredientes que vas a utilizar antes de empezar, ya que, una vez que empieces a preparar la crema el proceso es muy rápido y es fácil que el huevo cuaje si te despistas.
  • Introduce, si no lo has hecho antes, el bol de tu heladera, en el congelador.

Hacer el helado:

  1. En un cacito bien limpio pon: los 350 ml. de nata, el azúcar, el azúcar invertido y el ácido cítrico o zumo de limón.
  2. Lleva a fuego medio hasta que se haya disuelto el azúcar.
  3. Mientras, vierte la crema agria sobre el baño frío, y coloca un colador encima.
  4. Una vez que la mezcla esté caliente y no queden granitos de azúcar al tacto, retira del fuego.
  5. Vierte la nata caliente sobre el colador, para cortar la cocción.
  6. Remueve suavemente mientras se enfría, para que se vaya integrando con la crema agria. La crema agria es muy espesa y puede que te cueste un poco al principio. Debe quedar una mezcla lisita.
  7. Añade la ralladura de limón, los extractos, la sal y la ginebra.
  8. Cuando haya perdido calor, vierte sobre el recipiente preparado donde vayas a conservar antes de mantecar y cubre con un pedazo de film a piel, directamente sobre la superficie de la crema.
  9. Deja que la crema repose en frío 12 horas o, aún mejor toda la noche.

Mantecar:

  1. Para mantecarlo con heladera: Después de dejar que la crema repose de 12 a 24 horas en la nevera, lleva a tu heladera y manteca según las instrucciones del fabricante. Yo utilizo el bol para helados de la Kitchen aid, y en unos 20-30 minutos el helado ya está listo.
  2. Si vas a hacer el helado sin utilizar heladera, después de dejar la crema reposando 24 horas en la nevera, bate un poquito con movimientos envolventes, y lleva al congelador. Cada 30 minutos al principio, y, después algunas veces más, saca del congelador, remueve cuidadosamente, y devuelve al frío.
  3. Mientras el helado está en la heladera, trocea 100 o 150 gr. de Oreo. Puedes omitir esta parte de galletas, o añadir más según tu gusto. Yo troceé las galletas enteras, pero si tú prefieres retirar la crema, como más te guste.
  4. Una vez que el helado esté cremoso y heladito, viértelo sobre el recipiente donde vayas a conservarlo.
  5. Para conservar el helado puedes utilizar el mismo recipiente hermético donde conservaste la crema, cubierto con film limpio. Cubre también la superficie a piel, ya que esto palia la formación de cristales y evita que helado coja sabores extraños en el congelador.
  6. Deja que el helado repose en el cogelador 3 o 4 horas, tras mantecarlo, para que termine de enfríarse por completo.
  7. En el momento de consumirlo:  Este helado combina perfectamente con barquillos o galletas dulces. también puedes servirlo tal cual ¡Taca! ¡Y a comer!

Conservación:

  • Conserva el helado siempre bien cubierto y en un recipiente hermético.
  • Aunque los helados se conservan congelados, no duran para siempre ¡Así que vas a tener que comértelo antes de un par de meses! Aunque, si en tu casa sois tan golosos como en la mía, no creo que dure tanto.

Nuestros congeladores caseros enfrían demasiado, deja que repose 10 minutillos fuera del refrigerador antes de hincarle el diente.

Este es, de los helado que he hecho este verano, sin duda mi favorito. refrescante y suave. Soy una chica de sabores intensos, pero este helado ¡Me ha enamorado! Espero que a ti también te guste si te animas a probarlo.

¡Besitos inmensos!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.