“¿Sabes lo que me encanta de cocinar? Que, después de un día en el que nada es claro. Y cuando digo nada quiero decir nada, vuelves a casa y sabes con total certeza que si mezclas yema de huevo, con chocolate, leche y azúcar, se espesará. Me reconforta.”

Julie y Julia

Soy una intensa de la vida. Esto es así.

Por eso, a veces me emociono mucho por cosas pequeñas.

En esta ocasión, toda mi emoción se concentró en una noche bautizada como “tropical” por la malvada chica del tiempo, que se obceca en anticiparme, de manera reiterada y desde por la mañana, que esa noche no podré dormir, porque las temperaturas mínimas serán más altas que si me acostase sobre la superficie solar -tengo la teoría de que mi barrio está más cerca del sol que ningún otro punto del globo, y por eso ¡Hace tanto calor en esta bendita casa por las noches!-.

En estas batallas contra el calor andaba yo, a altas horas de la noche, armada con un vaporizador de agua -que en verano llevo conmigo a todas partes-, buceando en Netflix, cuando encontré ¡Una película nueva! ¡De Meryl Streep! Que no había visto –encontrar una película que no has visto en una noche de insomnio es lo más chachi de la vida. Verdad Absoluta.

La película salvadora de mi noche de insomnio fue: Julie y Julia. Con Amy Adams como Julie, una neoyorquina que, en uno de esos momentos de encrucijada vital/ crísis de la muerte -oh treintañera milenial, tú sabes de qué hablo- comienza a escribir un blog de cocina, y Meryl interpretando a Julia Child, autora de “The french chef cookbook”.

No te voy a spoilerear la película, porque está muy feo, pero si te gusta la cocina te encantará esta película. Y, si tienes un blog de cocina ¡Tienes que verla!

Si te gustan las pelis bonitas, empadadas de historias de vida que no siempre son perfectas, que es precisamente lo que las hace fantásticas, muy probablemente te gustará.

Las palabras de Julie, con las que he empezado este post, encajaron en mí tanto que hasta creo que escuché un “click”. No como algo que encuentras. Si no como algo que ya te pertenecía antes de haberlo escuchado.

Los caminos de Julie y Julia se entrelazan, sin tocarse, ni ser paralelos, unidos por su amor a la comida, a la cocina, y por la búsqueda de su lugar en el mundo.

Supongo que por lo mismo me sentí yo también unida a ellas y a su historia.

¿Y qué tiene que ver esto con un helado de cerveza decadente y delicioso? Pues nada en realidad.

¡Bueno sí! Una cosa, este helado, y el maravillosérrimo libro de David Lebovitz: The perfect scoop, también es parte de un camino que transita por el amor a la comida, a la cocina y por la búsqueda de un lugar en el mundo, que en este caso es un lugar ¡Lleno de helado!

El libro de señor Lebovitz, con su sentido del humor, sus historias de viajes por Europa, guiados por su amor a la comida y su montón de recetas increíbles de helados, polos, granizados y acompañamientos para helados –capaces de dotar de sentido a la existencia- sin duda también me ha reconfortado.

Helado de cerveza negra:

Este es uno de los helados más cremosos, deliciosos y llenos de sabor que he probado nunca. No demasiado complicado de preparar. Increíblemente suave, con todo el sabor del chocolate y un toque amargo, que hará que todos los que te rodean te quieran, por lo menos un 40% más.

Si nunca antes has hecho helado, puedes echar un vistazo a este post: Haciendo helado casero, donde encontrarás algunas de las cositas que he ido aprendido sobre los básicos del helado, heladeras y algún truqui para que tus helados sean increíbles.

El libro de David Lebovitz, que no menciono en el post, porque es und escubrimiento made in 2018 ¡Es una pasada absoluta! Si te gusta hacer helado casero, este es el libro esencial: The perfect scoop. Auqnue es un libro que tiene algunos años, esta ultima edición revisada, con nuevas fotos y maravillosas recetas, está genial. 100% recomendable, si no lo conocías ya.

La receta está adaptada del Guiness-milk chocolate ice cream de David Lebovitz ( puedes encontrarlo en “The perfect scoop”. Pág. 36.), aunque yo he modificaco algunas cosas como la clase de chocolate, el azúcar invertido o la marca de cerveza.

Ingredientes:

Para 1 l. de helado

200 gr. de chocolate negro picado, 70% de cacao

500 ml. de leche entera

100 gr. de azúcar moreno integral (este es el azúcar, es algo más húmedo que el azúcar moreno común y muy sabroso, yo lo compro aquí)

1 cucharada de azúcar invertido, glucosa o light corn syrup

5 yemas de huevo

1 cucharadita de sal o una pizca generosa de sal gruesa recién molida

180 ml. de cerveza negra (Yo utilicé esta: Funnel Blower, que puedes encontrar en Lidl)

1 cucharadita de vainilla en pasta o extracto puro de vainilla

Preparación:

  • Antes de empezar limpia muy bien todos los utensilios con agua bien caliente, para prevenir el contacto de los lácteos o los huevos con bacterias, ya que la crema de helado en verano es un resort para bichitos indeseables.
  • Antes de empezar prepara un baño frío: Pon un bol lo bastante amplio como para encajar el bol en el que pondrás la crema de helado terminada, y llénalo con agua fría y unos cuantos cubitos de hielo.
  • Cubre el baño frío con un bol bien limpio, para verter en él la crema terminada y coloca sobre este último bol un colador. Trata de elegir dos recipientes que, en la medida de lo posible, encajen, para evitar que salpicaduras o accidentes.
  • Pon el bol cerca de donde vayas a preparar el helado, para evitar desplazarte con una crema caliente, y para poder verterlo lo antes posible, cortando de golpe la cocción una vez esté listo. El baño frío, al bajar rapidamente la temperatura,  te ayuda a “pasteurizar” -caseramente- la crema, además de interrumpir la cocción de la crema.
  • Prepara un recipiente hermético y cubre el fondo y las paredes con un pedazo de film transparente o papel sulfurizado, para aislar la crema de helado de sabores extraños o de estar en posible contacto con bacterias indeseables. Es una crema de huevo y leche y es verano, toda precaución es poca. Deja un pedacito más para cubrir la superificie de la crema a piel.
  • Prepara todos los ingredientes que vas a utilizar antes de empezar, ya que, una vez que empieces a preparar la crema el proceso es muy rápido y es fácil que el huevo cuaje si te despistas.
  • Introduce, si no lo has hecho antes, el bol de tu heladera, en el congelador.
  • Por si te hiciese falta, ten preparada la batidora (no de varillas, si no tipo picadora, como la minipimer). Es una herramiento útil si necesitas “salvar” una crema de huevo que cuaja durante la cocción.
  1. Trocea el chocolate y derrítelo. Yo lo hago al baño maría. Reserva.
  2. En un cacito bien limpio pon: la leche, el azúcar (reserva 20 gr.), el azúcar invertido y la sal. Cocina a fuego medio hasta que la leche esté caliente. Remueve ocasionalmente y no te despistes mucho, ya que la leche puede hervir y desbordarse.
  3. Mientras, en un bol amplio, pon las 5 yemas y los 20 gr. de azúcar reservados, y blanque las yemas: bate energicamente, hasta que la mezcla espese y se vuelva de un tono claro. No dejes las yemas demasiado tiempo sin batir una vez que le hayas añadido el azúcar, ya que este puede quemar las yemas.
  4. Coloca un paño bajo el bol de las yemas antes de añadir la leche caliente, para evitar que patine.
  5. Cuando la leche esté caliente, retira el cacito del fuego.
  6. Con cuidado, y batiendo suave y constantemente con la otra mano, vierte la leche caliente sobre las yemas para temperarlas. Añade una pequeña cantidad al principio, bate bien, y continua, hasta terminar de incorporar la leche a las yemas. De esta forma se calientan progresivamente, evitando que cuajen por efecto del calor.
  7. Devuelve esta mezcla al fuego -fuego medio-, y bate constantemente, teniedo cuidado de pasar la espátula o la cuchara por el fondo, para evitar que se pegue.
  8. Bate mientras la mezcla espesa, con cuidado, ya que es fácil que el huevo cuaje y estropee la crema. Si tienes termómetro de cocina, la crema está lista cuando alcanza una temperatura de entre 71º y 76º. No debe romper a hervir, porque se cuajará el huevo. Si no tienes termómetro, la crema está lista cuando, al sacar la cuchara y pasar el dedo sobre la superficie, la ralla trazada se queda marcada y los extremos no se tocan.
  9. Cuando haya espesado y alcance la temperatura indicada, retira del fuego.
  10. Vierte el chocolate templado en el bol preparado en el baño frío.
  11. Vierte sobre el bol del chocolate, preparado en el baño frío y cubierto con el colador, la crema, de forma que la cueles sobre el baño frío. TEN MUCHO CUIDADO DE QUE EL AGUA NO LLEGUE NUNCA A TOCAR NI SALPICAR LA CREMA, PORQUE LA DAÑARÁ.
  12. Mientras remueves suavemente la crema en el baño frío, añade la cerveza negra y la vainilla.
  13. Una vez que la crema se haya enfriado ligeramente, lleva la crema al recipiente hermético cubierto con film.
  14. Cubre la superficie de la crema, a piel, con otro pedazo de film (pegado directamente sobre la superficie de la crema).
  15. Cierra el recipiente y deja que la crema repose en la nevera al menos 24 horas.

Mantecar el helado:

  1. Para mantecarlo con heladera: Después de dejar que la crema repose 12-24 horas en la nevera, lleva a tu heladera y manteca según las instrucciones del fabricante. Yo utilizo el bol para helados de la Kitchen aid, y en unos 20-30 minutos el helado ya está listo.
  2. Si vas a hacer el helado sin utilizar heladera, después de dejar la crema reposando 24 horas en la nevera, bate un poquito con movimientos envolventes, y lleva al congelador. Cada 30 minutos al principio, y, después algunas veces más, saca del congelador, remueve cuidadosamente, y devuelve al frío.
  3. Una vez que el helado esté cremoso y heladito, viértelo sobre el recipiente donde vayas a conservarlo. Yo utilizó el mismo recipiente hermético donde conservé la crema, cubierto con film limpio. También cubro a piel la superficie, ya que esto palia la formación de cristales y evita que helado coja sabores extraños en el congelador.
  4. Deja que el helado repose en el cogelador 3 o 4 horas, tras mantecarlo, para que termine de enfríarse por completo.
  5. En el momento de consumirlo:  Si quieres hacerlo como yo lo hice, derrite 100 gr. de chocolate negro (70 % de cacao), y viértelo sobre el helado recién salido del congelador, en forma de hilo, de forma que al caer el chocolate se enfríe sobre el helado. Cuando el helado vaya perdiendo frío y el chocolate se haya endurecido, remueveel chocolate, rompiéndolo en pedazos, junto al helado, creando una combinación-muy maligna- de chocolate y helado. El resultado es: ¡Muerte por chocolate y gozo!

Conservación:

  • Conserva el helado siempre bien cubierto y en un recipiente hermético.
  • Aunque los helados se conservan congelados, no duran para siempre ¡Así que vas a tener que comértelo antes de un par de meses! Aunque, si en tu casa sois tan golosos como en la mía, no creo que dure tanto.

Este helado, al llevar alcohol y azúcar invertido, es increiblemente cremoso, sin embargo, como nuestros congeladores caseros enfrían demasiado, deja que repose 10 minutillos fuera del refrigerador antes de hincarle el diente ¡Y a comer!

¡Besitos inmensos!

¡Feliz veranito heladero!

4 comentarios sobre “Helado de chocolate y cerveza negra

  1. Tiene una pinta deliciosa,con lo que me gusta el chocolate he sufrido un flechazo.
    La peli es una de mis favoritas, Meryl lo borda (como es normal en ella).De hecho me obsesioné con el boeuf bourguignon y no paré hasta hacerlo 😅

    Le gusta a 1 persona

    1. La verdad es que quedó super rico. La receta es David Lebovitz, y su libro es mi obsesión de este verano. La película me encantó, la vida en Páris de Julia Child, todo…me pareció preciosa, la verdad. Espero que el Boeuf bourguignon te quedase de vicio. La magia de las obsesiones cocineras es que el día que te sale el plato, no tiene precio 😉 Un besito grande Carmen!!!

      Me gusta

Responder a Charlotte Chocolate Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.