Era verano. Hace más o menos un par de años. Hacía tanto calor que hasta los palomos llevaban abánico ¡Que calor! Este verano palidece al compararse con el calor que hizo aquel año, y por ¡Ay! Esas cosas de la vida, no hubo vacaciones para mí.

Atrapada en los madriles y asorratá de calor como morirme, me dí intensamente a la repostería (y a las 7 temporadas de Mad men) para sobrevivir. Así me hallaba yo, curioseando en Call me cupcakeya que no podía viajar mi cuerpo, por lo menos que viajase mi imaginación a través del maravilloso mundo de Mrs. Linda Lomelino– cuando encontré este pastel y me enamoré.

Esa misma tarde probé la receta del bizcocho tal y como ella la había publicado, pero en forma de sheet cake. Y aunque entonces me quedó muy feo -no era mi año, está claro-, estaba ¡Tan delicioso! que desde entonces he tenido en la mente hacer un pastel de melocotón utilizando melocotón en conserva -como hizo Linda en este Carrot Peach cake-.

Desde entonces la lata de melocotón en conserva, que compré, para repetir la receta fracasada, poco tiempo después, me ha mirado desde lo alto del armarito de la cocina, esperando su momento.

Este verano llegó ese momento, y aunque este pastel no es un layer cake, mi bizcocho no es un carrot cake,  sino un bizcocho de nueces y melocotón, y en lugar de melocotón en almíbar he utilizado melocotón en conserva sin azúcares añadidos, para mí, la inspiración de este pastel ha sido aquella tarta maravillosa de la que me enamoré un verano chuchurrío, y que, esa tarde de Domingo me hizo soñar con tartas bonitas y dulces de melocotón, para escapar de la realidad de un verano madrileño en que podías freír huevos en la acera ¡Y sacarles hasta puntilla!

Pastel de melocotón y nueces con crema de queso curado y limón

El pastel es super sencillo de hacer. El resultado es un sabroso bizcocho, jugoso y afrutado, cubierto de refrescante crema de queso y limón. Si lo prefieres, puedes sustituir sin problema el queso curado por queso crema natural o de otro sabor que te guste más, cambiar los melocotones por nectarinas, combinar en la decoración otras frutas de verano, añadir higos e incluso daditos de melón ¡Quedará de muerte!

Bizcocho de melocotón y nueces:

Este pastel es un bizcocho de fruta especiado, preparado con nueces molidas -a modo de “harina de nueces”, que se incorporan como una parte de harina, un tercio del total de harina- y puré de melocotón en conserva, sin azúcares añadidos, muy bien escurrido y triturado.

El resultado es un bizcocho super jugoso, sabroso y humedo, en el que puedes encontrarte trocitos de nueces.

¡Queda de muerte! Un amigo de mi chico me dijo que era el mejor bizcocho que les había hecho nunca. Lo dijo mientras comía a dos carrillos que es el auténtico piropo para mí.

Ingredientes:

  • Para un molde rectangular de 15 x 25 cm.
  • Puedes preparar el bizcocho y congelarlo. Se conservará perfectamente hasta 3 meses.

4 huevos L (aprox. 240 gr. de huevo)

200 gr. de azúcar integral de caña -Yo utilicé esta panela

140 gr. de azúcar blanco

240 gr. de mantequilla blandita cortada en dados

200 gr. de harina común

100 gr. de nueces enteras y peladas

1 cucharadita de levadura química

1 cucharadita de bicarbonato

1 cucharadita de sal

1/4 de cucharadita de nuez moscada molida

1/2 cucharadita de pimienta blanca

1/2 cucharadita de canela de Ceylán (su aroma es más suave, pero su sabor es intenso y delicioso)

1/2 cucharadita de vainilla en polvo -Si vives en Madrid, puedes comprarla aquí-

170 gr. de yogur griego

1 cucharadita de zumo de limón

1 cucharadita de vainilla en polvo

1 cucharadita de vainilla en pasta

240 gr. de melotón en conserva al natural, sin azúcares añadidos

Preparación:

  • Antes de empezar: Engrasa el molde con una pizca de margarina o mantequilla.
  • Coloca una hoja de papel de horno sobre una superficie lisa, y, sobre ella, el molde alrevés. Corta un cuadrado de las esquinas, utilizando como guía la altura del molde, para que te quede una hoja que se pueda ajustar a la base y las paredes, eliminado el pedacito que siempre crea una arruga en las esquinas -pronto escribiré un post en el que pueda explicarte estos pasos con más detalle, porque es una forma de ajustar el papel, super útil para cubrir moldes cuadrados-.
  • Precalienta el horno a 175º,
  • Pesa y prepara todos los ingredientes que vas necesitasr antes de empezar. Una buena mise en place te salva de cataclismos, carreras de última hora y equivocaciones.
  1. Pesa, mezcla y tamiza el harina, con los impulsores y las especias.
  2. En un procesador de alimentos tritura las nueces. No las dejes demasiado molidas, no importa que quede algún pequeño trocito de nuez. Añade la mezcla de harina y tritura un poquito más, para que se mezclen bien.
  3. Prepara un bol, y sobre él un colador. Cubre el colador con un par de hojas de papel de cocina. Retira todo el líquido posible de la lata de melocotón y deja que los melocotones escurran unos minutos sobre un colador.
  4. Mezcla los 170 gr. de yogur con el zumo de limón, mezcla y deja reposar unos 10 minutos. Cuando haya reposado, añádele la vainilla en pasta y mezcla bien.
  5. Una vez que el melotón haya escurrido 10 o 15 minutos, tritúralo y vierte sobre el colador cubierto de papel de cocina, para que escurra mientras preparas la masa. El objetivo de escurrir el melocotón tanto antes, como después de triturar, es eliminar todo el exceso posible de líquido. Si añades parte del jugo del melocotón o el puré no está bien escurrido, estarás añadiendo una cantidad -desconocida- de líquido a la masa, y puede hacer que el resultado final sea pesado, con una miga pegajosa o que no suba.
  6. En el bol de la batidora, con la pala, o el accesorio mezclador de tu batidora, porn la mezcla de ingredientes secos. Añade los dos tipos de azúcar y mezcla a velocidad baja, para que se mezclen bien.
  7. Comienza a añadir la mantequilla en dados, dejando pasar 20 sg. entre adiciones. La mezcla quedará algo arenosa.
  8. Cuando termines de añadir la mantequilla, añade 1 a 1 los huevos prebatidos, dejando que se incorporen por completo antes de añadir el siguiente.
  9. Añade el yogur griego mezclado en el zumo de limón y la vainilla, y bate a velocidad suave hasta que esté bien incorporado, pero no más, trata de no sobrebatir la masa.
  10. Para terminar, añade el puré de melotón bien escurrido.
  11. Vierte la masa sobre el molde engrasado y cubierto de papel sulfurizado, para que desmoldar el bizcocho sea super fácil. Extiende suavemente la masa, llevando el exceso hacia los bordes y dejando algo menos de masa justo en el centro, ya que es la zona que más subirá durante el horneado.
  12. Hornea aproximadamente 40 minutos, hasta que el bizcocho esté dorado y la cocina huela deliciosamente a merienda.

*Si durante el horneado ves que la masa se dora demasiado pronto o comienza a quemarse, cubre con un pedazo de papel de aluminio. Hazlo una vez hayan pasado no menos de 20 o 25 minutos de horneado y tratando de abrir el horno el mínimo tiempo posible.*

Crema de queso curado y limón:

La crema de queso curado y limón es una crema suave de nata montada y queso curado en crema. tiene un truqui para que la consistencia sea muy suave, refrescante y ligera, pero cuaje una vez montada sobre el bizcocho ¡La leche desnatada en polvo! Es deliciosa.

Ingredientes:

500 ml. de nata para montar bien fría

250 gr. de queso curado en crema – Si lo prefieres puedes utilizar queso en crema natural, o de cualquier otra variedad que te guste-.

6 cucharadas de azúcar glas

3 cucharadas de leche desnatada en polvo -Yo utilizo esta de Pirinea

1 cucharadita de vainilla en pasta

La ralladura de 1 limón

Sal gruesa recién molida o sal en escamas

Preparación:

  1. Monta la nata bien fría, hasta que haga picos firmes.
  2. Pesa, mezcla y tamiza juntos, el azúcar glas y la leche en polvo.
  3. Bate a velocidad suave y justo hasta incorporar el queso curado junto a la mezcla de azúcar, la ralladura de limón y la vainilla.
  4. Retira el vaso de la batidora, en incorpora la nata montada en dos veces. La primera adición puedes batirla con algo más de energía, pero incorpora con suavidad la última adición, para que no pierda demasiado aire, y la crema quede cremosa y aireda.

*Si bates demasiado la crema de queso puede quedarte demasiado líquida e inconsistente. Bate el tiempo justo y conserva siempre esta crema en frío,

*La leche en polvo ayuda a que la  crema espese una vez haya reposado en la nevera, sin dejar de ser suave y ligera. Una vez que la tarta montada haya reposado en frío, la crema cuaja ligeramente y se mantiene perfectamente sobre la tarta.

Melocotones caramelizados:

Puedes poner la fruta fresca directamente sobre el pastel, o caramelizarla, como te propongo yo. Para que la fruta se mantenga crujientita y con cuerpo, cocínala muy poco tiempo, 2 o 3 minutos dentro del caramelo serán suficientes.

Si además añades unas nueces enteras, tostadas en el horno, caramelizadas, o tal cual, el resultado final será un dulce con diferentes texturas y un sabor fresco y especiado ¡Decórala como más te guste a ti!

Ingredientes:

2 melocotones grandes, pelados y cortados en pedazos

1 cucharada de zumo de limón

100 gr. de azúcar

1 cucharada de miel

Una pizca de sal en escamas

  • Para decorar: La ralladura de 1 limón -para rallar sobre la tarta terminada-, 50 gr. de nueces enteras y peladas, una ramita de hierba buena.

Preparación:

  1. Pela los melocotones y córtalos en pedacitos que tengan más o menos el mismo tamaño entre ellos.
  2. Prepara una rejilla cubierta con papel de horno o papel de alumino, para dejar enfríar los melocotones según los saques del caramelo.
  3. En un cacito pon: el zumo de limón, el azúcar y la miel. Pon el cacito a fuego medio-fuerte y remueve sólo antes de llevar el fuego.
  4. Deja que el azúcar comience a derretirse y caramelizarse. Cuando empiece a dorarse, baja ligeramente el fuego, y ve colocando pedacitos de melocotón sobre el caramelo, sin llenar demasiado el cazo de golpe: coloca tres o cuatro pedacitos, dales la vuelta, cocina 1 o 2 minutos, sácalos, deja que enfríen sobre la rejilla que preparaste y continua con otros tantos pedacitos. *Si llenas el cazo de golpe de melocotones, el líquido que desprenderá la fruta aguará el caramelo, y no se dorarán.
  5. Saca la fruta del caramelo y espolvorea una pizca de sal en escamas mientras aún está caliente.
  6. Deja que los melocotones se enfríen por completo sobre el papel sulfurizado antes de colocarlos sobre el pastel.
  7. Puedes conservar el caramelos sobrante y verterlo sobre el pastel terminado.

Montaje:

  1. Con el bizcocho, la crema y los melocotones fríos, el montaje te llevará unos 5 minutos.
  2. dale la vuelta al bizcocho con cuidado. Si no retiras el papel de horno que cubría el molde al desmoldar, te resultará mucho más fácil girar el bizcocho, para dejar hacia arriba la cara más lisa del bizcocho.
  3. Extiende la crema de queso con una espátula.
  4. Cubre con la fruta caramelizada y los frutos secos.
  5. Ralla el limón sobre la tarta terminada, y pon un par de hojitas de hierbabuena. También puedes picar las hojitas o incluso machacarlas con 2 cucharaditas de azúcar de caña y esparcirlas sobre el pastel.

¡Y listo! Pastel de verano. Fresco, con fruta, sabroso y nada pesado ¡Que el verano no nos prive de comer pastel!

Si lo pruebas, me encantará que me cuentes qué tal te ha salido o si te ha gustado tanto como a mí.

P. D.: No te pierdas el precioso e inspirador Carrot Peach Cake with Cream Cheese Frosting de Linda Lomelino.

¡Besitos inmensos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.