A veces me mudo a vivir a un blog.

Sí.  Así me disocio yo, en conciencia, tranquilamente, me abstraigo del mundo y me paso, cada rato libre, entre las páginas del mundo de otra persona.

Entonces, vivo en su cocina, en sus historias, en su mundo pastelero.

Y mis viajes ya no son en metro. Son viajes entre dulces, entre recetas de tartas y galletas, en las cosas que le pasan, en sus pensamientos y en sus palabras.

Y lo vivo, ¿Eh? Me voy con todo. Mirando sus fotos me abstraigo, como cuando de niña me dejaba absorber por los dibujos de mis libros favoritos. No viendo nada más. No existiendo en ninguna otra parte.

En estas últimas semanas el destino de mi fuga disociativa es el maravilloso mundo de Cloudy Kitchen.

Me encanta el blog de Erin.

Neozelandesa, afincada en Nueva York. Geóloga y homebaker. Finalista de los Premios Saveur Blog Awards de 2017. Artista de la repostería sin pretensiones. Quizás sin total conciencia de lo maravilloso de sus creaciones reposteras, de la belleza del mundo que construye en cada mesa que prepara, y al que da vida a través de su cámara. Es capaz de las galletas más absolutamente decadentes, las tartas más monas, originales y coloridas (porque son monas, eh), y de un montón de deliciosas y elegantes maneras de reinventar la repostería estadounidense, sin darse a penas importancia, con toda naturalidad, sencillez y un gran sentido del humor.

Y eso me mola a mí la vida ¿Las galletas? Seh. Siempre. Pero más me gusta la honestidad de sus palabras, su espíritu creativo, su sentido del humor, las recetas de su abuela, su generosidad al explicar detalladamente cada paso del proceso, y al mostrarse, así, a través de sus palabras.

¡Y sus galletas! Sus galletas me molan muchísimo.

Inspirada por sus galletas, estoy en pleno brote galletero intenso, con síntomas obsesivillo-compulsivetes, y ¡Estas galletas!

Aunque no son una de las recetas de Erin, ha sido, sin duda, su trabajo el que me ha inspirado.

No te pierdas su blog, si quieres pasar un rato bueno bueno, entre dulces maravillosos, veranos neoyorkinos, y vida de “A just married sweet girl in NY”.

Galletas de limón y curry

Rellenas de merengue o de lo que tú quieras

Para las galletas:

La receta de estas galletas está adapatada de la receta de galletas de naranja de Carlos Lischetti, que puedes encontrar en su libro “Animación en azúcar”

Ingredientes:

200 gr. de harina común

50 gr. de harina de avena o arroz

75 gr. de azúcar extrafino / caster sugar

100 gr. de mantequilla muy blandita

3 yemas de huevo

1 cucharadita de sal

1 cucharadita de vainilla en polvo

Puedes cambiar el sabor como más te guste, para hacerlas de limón y curry:

1 cucharadita de mezcla de especias de curry picante

La ralladura de 3 limones (la ralladura de 1 limón para añadir a la masa durante la elaboración, y el resto para añadir durante el amasado)

Preparación:

  1. Pesa, mezcla y tamiza juntos los dos tipos de harina, la sal y el curry.
  2. Incorpora el azúcar y mezcla muy bien. Lleva a la batidora con el accesorio pala o el accesorio mezclador de tu batidora.
  3. Comienza a añadir la mantequilla blandita, cortada en pedacitos, y mezcla hasta lograr una textura arenosa. Unos 2 o 3 minutos, tratando de no sobrebatir la mezcla.
  4. Incorpora la vainilla, la ralladura de un limón y las yemas, una a una, mezclando bien tras cada incorporación.
  5. Retira la masa de la batidora.
  6. Prepara un pedazo de papel film, a modo de hoja extendida. Pon sobre ella la masa y divídela en dos partes.  Amasa un poco con las manos o un rodillo de madera para extender ligeramente la masa y formar con ella un disco de aproximadamente 2 cm. de grosor.
  7. Espolvorea la ralladura de 1 limón sobre el disco, repartiéndola por ambas caras. Repite con la mitad de masa restante.
  8. Cubre muy bien con film y refrigera, 1 hora o 2, o, aún mejor toda la noche.
  9. Conservación: Esta masa congela de maravilla, y como ya tienes un disco formado, en el momento en que quieras hornear las galletas sólo tienes que estirar la masa y cortarlas con un cortador de galletas.

Estirar, dar forma y hornear las galletas:

Estas galletas se trabajan igual que sugar cookies, cut-out cookies o galletas para decorar (llámese la misma cosa como quiera ella llamarse), pero es una masa con una consistencia muy estable, que hace que trabajarlas sea súper sencillo.

  1. Saca la masa de la nevera. Si está demasiado dura deja que se temple durante 10 minutos en la encimera.
  2. Mientras prepara dos hojas de papel de horno o láminas antiadherentes, tipo silpat para cubrir la bandeja del horno.
  3. Precalienta el horno a 170º.
  4. Prepara tu mesa de trabajo: para evitar que la masa se pegue y no tener que enharinar la superficie (ya que la masa absorbe ese exceso de harina) prepara dos hojas de papel de horno, una para cubrir la mesa de trabajo, y otra para poner sobre la masa, y pasar sobre ella el rodillo, en lugar de hacerlo directamente sobre la masa.
  5. Con un rodillo de madera estira la masa con un grosor uniforme. Que te quede lisita e igualada. Esta operación es más sencilla si utilizas un rodillo regulable (Echa un vistazo a este post de Bea Roque, oh, oráculo de mi cocina…)
  6. Si hace mucho calor, o si la masa está muy blandita, es posible que necesites refrigerar la masa estirada para cortar más comodamente las galletas. Este paso, tan frecuente con la mayoría de recetas de sugar cookies, a mí no me hizo falta con esta masa. Pero si ves que tu masa está pegajosa o difícil de trabajar, refrigera durante 10 minutos (yo meto la masa, ya estirada, sobre una bandeja de metal que cabe perfectamente encima del cajón, en el congelador).
  7. Corta las galletas con las formas que prefieras, y colócalas sobre la bandeja de horno, cubierta con papel de horno o una lámina antiadherente. Refrigera las galletas 10-15 minutos antes de introducir en el horno, para ayudar a que las galletas no pierdan la forma durante el horneado.
  8. Hornea las galletas a 170º hasta que estén ligeramente doraditas-ligeramente o doradas como a ti te guste-.
  9. Sácalas del horno y deja que enfríen 10 minutillos sobre la bandeja antes de moverlas, para prevenir cualquier cataclismo galletero, como que se partan o se quiebren en su viaje a la rejilla.
  10. Una vez que estén firmes y hayan perdido temperatura, transfiérelas con cuidado a una rejilla, para que terminen de enfriarse.

Relleno de merengue italiano:

Este relleno es sólo una idea, por supuesto puedes rellenar las galletas como más te guste: directamente con queso mascarpone -que pueden quedar muy serias-, con nata montada, crema de mantequilla de vainilla o ganage de chocolate blanco (Perro de Pavlov aparta, déjame sitio…)

Yo estoy decidida (decidida, obsesionada…ya sabes…) a aprender a hacer -bien- merengue italiano, así muera en el intento, así que ahora mismo me parece buena idea echármelo hasta en el café.

Receta de merengue italiano de Melanie Dupuis:

Puedes encontrar la receta en “El gran manual del pastelero”.

Ingredientes:

100 gr. de clara de huevo, como la vas a calentar no es tan importante que ya esté a temperatura ambiente.

250 gr. de azúcar granulado blanco

80 gr. de agua (De los que aproximadamente 30 gr. del peso final se evaporarán)

Opcional: añade 1 cucharada de glucosa, y quita una cucharada de azúcar. La glucosa minimiza la aparición de cristales de azúcar, y aunque la equivalencia de azúcar granulado y glucosa no es de 1 a 1, en este caso puede servir.

Elaboración:

  1. En un cacito limpio de cualquier resto de grasa pon el agua junto al azúcar, y, de utilizarla, la glucosa. Remueve antes de llevar al fuego con una varilla, y después, no vuelvas a remover. Remover un almíbar o un caramelo durante la cocción hará que se formen cristales de azúcar que pueden notarse en la crema.
  2. Controla la temperatura: coloca el termómetro de azúcar de forma que no toque el fondo del cacito y calienta la mezcla hasta los 121º.
  3.  Mientras calientas el almíbar, prepara las claras en la batidora, limpia de cualquier resto de grasa, y CUANDO EL ALMÍBAR ALCANCE LOS 114º, comienza a batir las claras. Este punto es importante, porque las claras deben alcanzar un punto exacto de montado cuando añadas el almíbar. Si sobrebates las claras no admitirán el azúcar de la misma forma y puede no salir el merengue. Bate al máximo desde el principio, desde los 114º hasta que la mezcla de agua y azúcar alcance 121º.
  4. Cuando el almíbar alcance esta temperatura, con mucho cuidado de no quemarte, retira el cacito del fuego.
  5. Mientras bates a velocidad media-baja, deja caer el almíbar en forma de hilo, suavemente y con cuidado porque quema mucho, sobre la pared del vaso, SIN QUE TOQUE LAS VARILLAS, o salpicará y puedes quemarte ¡Ten mucho cuidado!
  6. Continua batiendo a velocidad ascedente hasta que el merengue se vea muy brillante y haga picos firmes. Cuando la mezcla esté a temperatura ambiente estará listo.
  7. En este momento puedes añadir los saborizantes que prefieras. Yo no añadí nada más, porque -si las pruebas lo notarás- las galletas son muy sabrosas y aromáticas, por lo que dejé el merengue tal cual.

Rellenar las galletas:

Empareja las galletas, una vez frías, con otra compañera de su misma forma y tamaño. Preferiblemente de dorado similar, para que te queden sanwiches parejos.

Colócalas con la cara bonita hacia abajo antes de ponerte a rellenarlas, para evitar que un despiste te deje con la cara que se horneo contra la bandeja hacia fuera.

Puedes rellenar las galletas con manga pastelera, que es super sencillo, porque no hay que hacer nada más que dejar una pequeña cantidad de merengue en el centro, y hacer un sandwich con otra galletita.

Si no tienes manga, vas con prisa o no tienes ganas, con la puntita de una espátula, pon una pequeña cantidad de merengue en el centro de la galleta, y cubre con otra galleta. Presiona suavemente y ¡Listo!

Sprinklea, añade ralladuras, sal en escamas, azúcar glas ¡Lo que a ti te guste! Pero hazlo recién rellenas, ya que el merengue cuajará cuando haya reposado, quedando ligeramente crujiente por fuera y con un  -delicioso-de-ven-a-mi-casa-a-quitarme-las-galletas-de-la-boca- interior cremoso.

¡Besitos inmensos guapura!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.