La crema de mantequilla de merengue suizo o Swiss merengue buttercream es super versátil, relativamente sencilla y muy estable, es por eso que, aunque sólo es una más de las posibilidades para elaborar crema de mantequilla, muchos pasteler@s están enamorados de ella.

Tanto utilizo esta crema y tanto la amo que voy a dejarte varias recetas de SMBC para que puedas swiss merenguearlo todo 😍.

Este post es un pedacito de uno mucho más amplio sobre merengue y cremas de mantequilla. Si quieres verlo  aquí.

Preferir merengue suizo o merengue italiano, como base para hacer crema de mantequilla es cuestión de gustos, ya que el resultado final es bastante similar.A mí me encanta el merengue suizo porque es muy sencillo de preparar, y no es necesario elaborar un almíbar; te ofrece 1000 posibilidades para trabajar con él y es increíblemente versátil ¿Cuál te gusta a ti?

Saber lo básico:

¿Qué es la crema de mantequilla de merengue suizo?

Es una crema de textura suave y untuosa que se elabora con una mezcla caliente de clara de huevo y azúcar a la que se añade mantequilla.

¿Cómo es?

Su textura es suave y el acabado es brillante. La crema ha de tener este aspecto:

¿Cuánto dura?

Está perfecta para utilizarla recién hecha, pero se conserva maravillosamente: hasta 3 días en la nevera en un recipiente hermético o una bolsa ziploc o similar, y hasta 3 meses en el congelador.

¿Cuál es el truco?

Tiene dos trucos: control de temperaturas y nada de grasa hasta el momento de incorporar la mantequilla.

Hacer del merengue suizo una crema de mantequilla es una contradicción, porque al merengue, del tipo que sea, no le gusta nada de nada la grasa. Por no gustarle, no le gustan ni los boles de plástico, ya que el plástico no deja de ser un compuesto graso, por eso utiliza, siempre que te sea posible, boles de metal o de cristal resistentes al calor.

¿Qué necesito para hacerla?

No necesitas demasiadas cosas, pero las que son necesarias o muy útiles los son porque tendrás realizar algún paso que te resultará posible o más sencillo si utilizas la herramienta correcta.

Lista de utensilios:

  • Batidora eléctrica con un batidor de globo, como este o como este.
  • Un bol de acero o de cristal resistente al calor: para que el merengue monte será necesario eliminar cualquier resto de grasa y el plástico no es otra cosa que un compuesto graso, así que, si puedes, evita utilizar recipientes de plástico para elaborar el merengue. No es dramático hacerlo, pero obtendrás mejores resultados utilizando boles de acero inoxidable o cristal.
  • Un termómetro de azúcar: es necesario si vas a preparar un merengue suizo, ya que hay que cocinar las claras a una temperatura entre 50º y 65º, el punto correcto es el momento en que se funde por completo el azúcar y no queda resto de ningún granito.
  • Varilla, espátulas, cucharillas medidoras y algún bol extra.
  • Una báscula digital para pesar con exactitud los ingredientes.
  • Un cacito o cacerola para el baño maría o para preparar el almíbar.

Son poquitos utensilios, no tienes porque invertir mucho dinero, pero son bastante necesarios. Una vez que los tengas te durarán años y te facilitarán muchísimo el trabajo.

Termómetros:

¿Qué termómetro puedo usar y cómo lo hago?

Se utiliza un termómetro de azúcar (a la izquierda). Suelen tener una pequeña pestaña para colocarlo de tal forma que no toque el fondo del bol. Hay otros modelos planos, que tienen una especia de patitas, y se apoyan sobre la base del recipiente. Cualquiera de estos te servirá.

Los termómetros profesionales están rodeados por una red metálica, una especia de jaulita, que se apoya sobre el fondo, salvaguardando el termómetro de estar en contacto con la base.

No es necesario que te quedes sosteniéndolo, pero no debe tocar el fondo del bol o no te dará la temperatura de la mezcla, si no la del recipiente.

Es necesario para preparar merengue suizo e indispensable para preparar merengue italiano.

Si tiene un termómetro electrónico (a la derecha) -suele utilizarse para chocolate- te servirá para el almíbar, pero en este caso, introduce la punta en un momento puntual, no lo dejes en el recipiente durante toda la cocción.

Ingredientes:

Los ingredientes del merengue son siempre dos, pero, en función del resultado que quieres obtener, se incorporan algunos ingredientes adicionales.

Después de mucho merenguear, para mí la lista de ingredientes básicos es:

  • Claras de huevo: pasteurizadas o de huevos desclarados.
  • Azúcar: del tipo que quieras, el merengue sale con cualquier tipo de azúcar, pero puede que si utilizas azúcares más humedos -menos procesados- cueste más que monte.
  • Zumo de limón o vinagre de vino blanco: es para limpiar cualquier resto de grasa de todos los utensilios que vayas a utilizar para preparar el merengue.
  • Crémor tártaro: se utiliza para estabilizar el merengue, es totalmente opcional cuando se trata de hacer crema de mantequilla.
  • Sal y aromas: concentrados o en pasta, que aporten la menor cantidad de líquido posible al merengue.
  • Mantequilla: a temperatura ambiente. Es recomendable sacarla dos o tres horas antes de utilizarla, debe estar a la misma temperatura que los huevos en el momento de incorporarla. Si la crema está más caliente o fresca será más probable que se corte, aunque, si ocurre, tiene arreglo.

El zumo de limón se utiliza para limpiar todos los utensilios a conciencia. No es necesario que friegues y limpies y te vuelvas loc@, pero humedece con zumo de limón un par hojas de papel de cocina y limpia muy bien todos los utensilios que vayas a utilizar.

Yo compro botellitas de zumo de limón exprimido lo que hace que sea muy cómodo.

Si no tienes limones ni zumo de limón puedes utilizar vinagre. En mi opinión el zumo de limón tiene la ventaja del aroma fresco, y el resultado que me da es genial.

Este punto es importante porque si hay restos de grasa mientras elaboras el merengue: restos de yema, restos de grasita -aunque sea casi imperceptible a la vista- en los utensilios, etc…el merengue no montará.

3 Recetas de merengue suizo:

Hay muchas recetas y proporciones diferentes para preparar merengue suizo, yo voy a proponerte 3 elaboraciones diferentes, porque he probado las tres y todas salen bien, en cualquier caso, si dominas dos aspectos delicados lo demás es coser y comer tarta 😉.

La receta que yo utilizo:

Tanto he utilizado esta receta que me la sé de memoria, es infalible y el resultado es maravilloso.

La proporción de este merengue es la más sencilla del mundo: el doble de azúcar que de claras.

Para convertirlo en una crema de mantequilla se utiliza una gran cantidad de mantequilla, a base de ensayos y errores, he acabado por reducir la cantidad de mantequilla de otras recetas, ya que, si elaboras bien el merengue, montará con menos mantequilla.

Uso la misma cantidad de mantequilla que de clara de huevo (300 gr.) y dejo un margen de 50-100 gr más, en caso de que no monte, pero no la añado si logro que monte con menos mantequilla ¿Por qué? Porque, si logras que la crema monte con menor cantidad de mantequilla, la textura será mucho mejor, más suave y delicada.

Por supuesto es una cuestión de gustos, puedes añadir la cantidad de mantequilla que de azúcar, incluso hay recetas americanas que añaden aún más, la regla básica sería añadir la misma cantidad aproximada de mantequilla que de crema de huevo y azúcar. Yo trato de añadir la cantidad mínima de mantequilla necesaria para que la crema tenga este aspecto:

En esta receta añadí 350 gr. de mantequilla, para 900 gr. de mezcla de huevo y azúcar. De necesitarlo puedes añadir hasta 500 gr., e incluso encontrarás recetas en las que para una cantidad así de mezcla de huevo se añaden 780 gr. de mantequilla o más. Es una cuestión técnica, de la textura de la crema, y de gusto, ve probando hasta encontrar la textura que a ti te gusta 😋.

Ingredientes:

300 gr. de clara de huevo a temperatura ambiente

600 gr. de azúcar del tipo que quieras

1/4 de cucharadita de crémora tártaro

Una pizca generosa de sal gruesa molida

1-2 cucharaditas de vainilla en pasta o extracto puro de vainilla (incoloro) si quieres que el merengue sea totalemnte blanco.

300 gr. de mantequilla + 50 o 100 gr.  más, que sólo añades si el merengue no adquiere consistencia con menos mantequilla.

Antes de empezar:

  1. Limpia con zumo de limón todos los utensilios, incluidas las varillas con cuidado y las espátulas.
  2. Prepara un baño maría, cuidando mucho de que el agua no llegue a tocar la base del bol (yo pongo dos deditos de agua y es más que suficiente.
  3. Pesa con mucha precisión todos los ingredientes.

Preparación:

  1. En el bol, bien limpio de cualquier resto de grasa, pon las claras, el azúcar y el crémor tártaro.
  2. Mezcla con una varilla para que los ingredientes se mezclen bien y lleva al baño maría a fuego medio-fuerte.
  3. Coloca el termómetro de forma que no toque el fondo y remueve suavemente con cierta frecuencia, para que las claras y el azúcar se vayan mezclando.
  4. Calienta despacio la mezcla, mientras preparas la batidora con el accesorio varilla.
  5. Cuando la mezcla alcance los 65º está listo hay un tema con la temperatura en función de la receta, el punto es el momento en que el azúcar se ha disuelto por completo en las claras y, al tacto, no se note ningún granito de azúcar-. Remueve suavemente y cerciórate de que no quedan restos de azúcar que no se hayan disuelto. Este punto es importante ya que, si quedan granitos de azúcar sin disolverse, se notarán en la crema.
  6. Retira las claras del fuego. Si el agua ha tocado las paredes del bol es posible que se haya cuajado parte de la clara. Si te ha ocurrido, cuela la mezcla en un tamiz finito y lleva a la batidora. Yo cambio de bol en este momento, para enfríar las claras más rapidamente.
  7. Comienza a batir a velocidad mínima. Deja que el merengue vaya blanqueando suavemente.
  8. Según pierde temperatura la mezcla, ve subiendo paulatinamente la velocidad de la batidora. Deja que se tome su tiempo, tendrás que batir hasta que la mezcla esté a temperatura ambiente, por lo que no es necesario batir demasiado fuerte desde el principio.
  9. Cuando al tocar el bol notes que está practicamente a temperatura ambiente, sube la velocidad, y ve incrementándola hasta que el merengue se vuelva blanco, brillante y firme.
  10. Una vez que el merengue haga picos firmes, y al levantar el batidor mantenga la forma, estará listo. Puedes batir un minuto más o 30 sg. a velocidad máxima, pero después no batas más, puede colapsar.
  11. Si estás preparando un merengue suizo como crema: añade la sal y el aroma y ¡Está listo!
  12. Si vas a utilizarlo sin hornearlo está listo para usar recién hecho, ya que bajará y se quedará seco enseguida. Aún así puede aguantar un par de horas a temperatura ambiente, perfectamente cubierto, pero tendrás que batirlo de nuevo justo antes de utilizarlo.
  13. Si vas a preparar una crema de mantequilla: en el momento en el que el merengue está brillante y firme, e importante: a temperatura ambiente (esto es lo más importante) comienza a añadir la mantequilla, que debe estar a la misma tempratura que el merengue, a temperatura ambiente. No en pomada, no demasiado blandita, algo fresca, pero suave y manejable.
  14. Añádela en pedacitos o cubitos, incorporando un pedacito cada 10 segundos. Yo lo hago en dos o tres tandas. Añado 1/3 de la mantequilla, dejo que la mezcla se bata a velocidad media 2 o 3 minutos y continuo de la misma manera hasta añadir toda la mantequilla. La crema debe verse así durante el proceso:

La crema de mantequilla con base de agua-clara de huevo (huevo cocido, almíbar, crema pastelera -muselina- o un merengue) es una emulsión imposible entre dos enemigos irreconciliables: grasa y agua. Por eso, no sólo no es infrecuente, sino que es tan frecuente que se corte durante el proceso, que se considera incluso un paso mas.Misteriosamente el día en que hice las fotos se alinearon los astros y no me pasó, pero ocurre un 85 % de las veces aunque hagas cada paso con cuidado y como indica la receta.Por eso, no te preocupes si la crema adquiere un aspecto grumoso y cuarteado una vez que comienzas a añadir la mantequilla, ya que es parte del proceso, y generalmente, cuanto más cortada parece, más cerca está de tener este aspecto:

 

Tú sigue batiendo, baja la velocidad y continua batiendo de forma constante, aunque parezca cortada e irrecuperable, porque remontará.Estará perfecta cuando la crema esté lisa, brillante y tenga el aspecto de un helado cremoso, así:

En este momento sube la velocidad y bate 1 minuto más.

Si no ocurre, si bates 10 minutos más a velocidad constante y suave y no acaba de cortarse o de montar, añade 50 gr. más de mantequilla (300 gr. + 50 gr. extra), y continua batiendo. Generalmente con esto es suficiente y monta sin problemas, pero, si no lo hiciera, aún te quedan 50 gr. extra en la recámara para emergencias máximas 😎.

Una vez que la crema monte y tenga este aspecto, añade la sal, una pizca generosa, y la vainilla, en pasta o extracto puro, que no tiene color, si quieres una crema blanca.

Añade siempre la vainilla como sabor básico, y, en este momento, añade los sabores que quieras, porque esta crema admite de todo.

Para evitar errores irrecuperables, sea lo que sea lo que añadas, incorpóralo en varias adiciones, bate a velocidad alta tras cada adición.

La receta de Sweetapolita:

Esta receta es la primera que hice, aproximadamente un millón de veces, es maravillosa, como lo es Rosie .

Puedes encontrar esta receta, y muchas más en su libro: The Sweetapolita Bakebook. Es un libro muy económico y super útil, mi vida repostera sería diferente sin Rosie Alyea, porque he aprendido muchísimo con ella, con su blog que absolutamente imperdible y con su fantástico, fantástico libro ¿Te he dicho ya que adoro a Sweetapolita? 🤣

Rosie dejó de publicar hace algún tiempo, quizás vuelva, quién sabe, mientras tanto puedes soñar con sus sprinkles.

Es una receta practicamente igual en cuanto a ingredientes, como ocurre con todas las recetas de merengue, pero las proporciones varían ligeramente.

Todos los demás pasos son exactamente iguales, y todo el proceso se lleva a cabo de la misma manera, cuidando los mismos detalles.

Ingredientes:

7 claras de huevo (235 gr.) a temperatura ambiente

350 gr. de azúcar del tipo que quieras

455 gr. de mantequilla a temperatura ambiente cortada en cubitos

Una pizca generosa de sal

2 cucharaditas de vainilla en pasta o extracto puro de vainilla

Proporciones de claras y azúcar para variaciones de cantidad:

Como en esta receta las cantidades de claras y azúcar no son tan sencillas como el doble da una que de otra, te dejo las variaciones en función de la cantidad de crema que desees preparar.

  • 75 gr. de azúcar- 125 gr. de claras de huevo
  • 150 gr. de azúcar- 250 gr. de claras de huevo
  • 225 gr. de azúcar- 375 gr. de claras de huevo
  • 300 gr. de azúcar- 500 gr. de claras de huevo
  • 450 gr. de azúcar- 750 gr. de claras de huevo

Preparación:

Antes de empezar:

  1. Limpia con zumo de limón todos los utensilios, incluidas las varillas con cuidados y las espátulas.
  2. Prepara un baño maría, cuidando mucho de que el agua no llegue a tocar la base del bol (yo pongo dos deditos de agua y es más que suficiente.
  3. Pesa con mucha precisión todos los ingredientes.
  4. Asegúrate de que el agua toca nunca el bol con la mezcla de azúcar y claras, o verás con terror como las claras comienzan a cuajarse por las zonas en contacto con el agua caliente. En caso de que te ocurra, una vez que termines de calentar las claras, cuela la mezcla pasándola por un tamiz finito.
  5. Pon a fuego medio-fuerte la mezcla, sin descuidarte mucho, y bate despacito, con frecuencia, para introducir aire en la mezcla. Coloca el termómetro en el bol, y bate suavemente durante toda la cocción.
  6. Cocina las claras hasta que alcancen los 54º. A esta temperatura el azúcar se habrá disuelto, este paso es importante porque si el azúcar no llega a disolverse por completo, después notarás los granitos en la crema.
  7. Si decides lanzarte a esta aventura sin termómetro, tampoco sería dramático. Puedes comprobar si se ha disuelto el azúcar metiendo la yema del dedo y comprobando que la mezcla está pegajosilla, y sin ningún granito de azúcar. Si no notas ningún granito de azúcar entonces está lista. HAZLO CON CUIDADO DE NO QUEMARTE, la mezcla no está excesivamente caliente, pero cuidado, puede que te quemes, así que, por fa, precaución. Una vez que has llegado hasta aquí, no te has quemado, las claras no han cuajado por ningún sitio, el azúcar se ha disuelto y has mantenido la grasa lejos de la mezcla, estás ya a mitad de camino.
  8. Retira con cuidado el bol del baño maría, colócalo sobre el pie de la batidora, y con la varilla bien limpita de restos de grasa, comienza a batir. Primero bate a velocidad suave, y ve subiendo poco a poco la velocidad, hasta alcanzar la velocidad máxima.
  9. Este es el paso largo, ya que tienes que batir hasta que el bol esté a temperatura ambiente. Podrás notarlo al tacto. Ve aumentando poquito a poco hasta que al final batas a la velocidad máxima de tu batidora.*Durante este paso si estás usando la batidora de mano, te va a tocar estar un ratito bueno dándole a la batidora.*
  10. Continua batiendo hasta que al tocar el bol ya no lo sientas caliente. Esta parte del proceso puede llevar, según la temperatura ambiental, unos 30 minutos. La mezcla se va a ir poniendo blanca y cada vez más espesa, aumentará de volumen, y se irá poniendo preciosa y seductora.
  11. Cuando el merengue tenga esté blanco, brillante y haga picos firmes habrás terminado el primer proceso.
  12. Este paso es el momento en que con frecuencia se corta la crema. Entonces tomará un aspecto grumoso y desagradable. Pero no te preocupes, suele pasar y cuidando tres cosillas, no hay intento que no acabe en éxito.
  13. La mezcla de azúcar y claras debe haberse enfriado por completo antes decomenzar a añadir la mantequilla. Tenla cortadita en dados. Empieza a añadir cubito a cubito, dejando unos 10 sg. aprox. entre cada cubito que añades.
  14. Es importante la temperatura de la mantequilla. La crema debe estar a temperatura ambiente, y la mantequilla a la misma temperatura. Si comenzases a añadir la mantequilla en punto pomada o si la mezcla no se ha enfriado por completo, es probable que el merengue se corte.
  15. Aunque lo hagas todo bien,  va a perder algo de volumen al añadirle la mantequilla, pero si se parece a la nata líquida, puede que la mezcla esté demasiado caliente, o que lo estuviese cuando empezaste a añadir la mantequilla. No pasa nada. Para de añadir mantequilla, y refrigera la mezcla 15 minutos. Entonces retoma donde lo dejaste. Continua batiendo hasta terminar de añadir toda la mantequilla y hasta que veas que está cremoso, sedoso, brillante y con cuerpo. Debe parecerse a un helado y hacer ondas cremosas.
  16. Entonces habrás llegado a la parte divertida: Añadir el sabor que quieras. Aquí puedes probar lo que quieras, intentar cosas nuevas…Añade siempre primero la sal y la vainilla, la crema de vainilla es la crema básica, después, tienes total ¡Libertad creativa!. Pero añade la vainilla, aunque vayas a añadir otros aromas, siempre,  en primer lugar y después ¡Lo que se te ocurra!
  17. Para dejar la crema en un merengue de vainilla: Añade la sal, y la vainilla: 2 cucharaditas de vainilla en pasta o extracto puro, también puedes añadir las semillas raspadas de una vaina de vainilla.

La receta clásica de Melanie Dupuis:

Si eres un/a autentic@ adicto a la repostería, y un poquito de freaky de tus cosas y te interesa aprender más sobre qués y por qués, este libro te resultará increíblemente útil: El gran manual del pastelero.

Es una receta que cambia un poquito, pero sigue siendo aproximadamente igual. Los ingredientes varían y también el proceso de elaboración, aunque en cualquier caso, puedes experimentar incorporando los aspectos interesantes de esta elaboración, como el tipo de azúcar, o la incorporación en dos pasos del mismo.

Ingredientes:

100 gr. de clara de huevo, como la vas a calentar no es tan importante que ya esté a temperatura ambiente.

100 gr. de azúcar granulado blanco

100 gr. de azúcar glas

Para buttercream: esta receta no explica como convertir el merengue en crema de mantequilla, pero puedes guairte por la misma norma de la receta que yo utilizo, añadiendo 150 gr. de mantequilla + 50 o 100 gr. extra que sólo añades si el merengue no adquiere consistencia con menos mantequilla.

Elaboración:

  1. Pon las claras junto al azúcar granulado en un recipiente resistente al calor y prepara un baño maría, de forma que el agua no llegue nunca a tocar el bol. Bate la mezcla durante toda la cocción tratando de introducir toda la cantidad de aire posible en la preparación para que la mezcla espese.
  2. Controla la temperatura. Cuando la mezcla esté a 50º y el azúcar se haya disuelto retira del baño maría y lleva a la batidora eléctrica, preparada con la varilla.
  3.  Sigue batiendo fuera del fuego, hasta que la mezcla blanquee y esté totalmente fría (a temperatura ambiene). Sube la velocidad de la batidora paulatinamente y cuando las claras empiecen a coger cuerpo y queden en torno a la varilla añade el azúcar glas tamizado.
  4. Sube la velocidad al máximo y bate 2 minutos, hasta que las claras de vuelvan blancas y brillantes. Levanta el batidor, si en la punta de la varilla se forma un pico firme y resistente, que mantiene su forma, está listo. No es necesario batir más.

Posibles fallos y sus soluciones:

¿Se ha cortado y no monta?

¿El merengue está demasiado caliente? 

Puede estar muy caliente porque la temperatura ambiental es alta, porque tienes encendido el horno, porque llevas batiendo mucho tiempo, y la propia batidora está caliente…Si es así, retira el vaso de la batidora, y como harías con cualquier otro conflicto entre amigos: deja que se enfríe. Refrígeralo 15-20 minutos.

Después vuelve a batir. Incluso si ya empezaste a añadir la mantequilla, no pasa nada, retoma donde lo dejaste.

¿No añadiste suficiente mantequilla?

Si has decidido seguir mi política mantequillera, y añadir sólo la mantequilla que necesite la crema para montar, puede ser que no haya sido suficiente. Por eso dejo 100 gr. extra, tienes margen para añadir. Añade de cubito en cubito una cantidad pequeña, ya que un merengue con demasiada mantequilla no quedará (para mi gusto, claro) tan rico. Añade 50 gr. más, y ve probando, hasta que tenga este aspecto:

¿No sé por qué pero no monta?

Si has cometido algún error en la proporción de azúcar y claras, puede que no esté montando por eso. Prueba a seguir batiendo, porque es algo que pasa casi siempre, así que no te preocupes, remontará.

Si el azúcar escogido contiene demasiada humedad adicional, es posible que no logre hacer su función estabilizador, y el merengue no adquiera la consistencia firme que buscas. Por eso, para utilizar, por ejemplo panela, es preferible elaborar el merengue con la receta de mrengue italiano, ya que así incorporas un almíbar.

Se corta y no termina de montar: enfría la crema 15 minutos más, y después vuelve a batir. Si aún así no funciona, añade 50 gr. extra de mantequilla cortada en cubitos, lentamente, batiendo tras cada adición. La textura será más mantecosa, pero lograrás que monte.

Al incorporar el sabor la textura cambia y es demasiado líquida, no puedo manejarlo: Refrigera. La crema lleva mucha mantequilla y adquirirá consistencia.

Notas adicionales:

  • Utilizar menos mantequilla es una elección personal, ya que mí las cremas me gustan con una textura un poquito menos mantecosa, de forma que si, finalmente, tenemos que utilizar las medidas desesperadas, tenemos un margen para añadir un poco más.
  • Puedes colorear esta crema como quierass utilizando colorantes en gel, incluso de varios colores y hacer combinaciones. Usa siempre colorantes en gel. Los colorantes líquidos requieren añadir más cantidad y pueden alterar la consistencia de la crema, además, para lograr colores más intensos será necesario añadir mucha cantidad y es posible que incluso cambien el sabor.
  • Si te gusta trabajar con manga pastelera, esta es tu crema, es tan estable, que trabajarla es muy sencillo. El truco es la textura de la crema y trabajar con ella a temperatura ambiente siempre y recién batida. Si refrigeraste la crema y necesitas trabajar con ella sin tiempo de que adquiera temperatura, retira una taza de crema y caliéntala 30 sg. en el microondas. Coloca en la batidora y añade poco a poco la crema que calentaste sin dejar de batir.

¡Besitos inmensos! #meringuewayoflife

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.