¿Te apetece un bombón? Más que un bombón.

¡Un bombonazo! Tiernos y jugosos bizcochitos de chocolate, rellenos de chocolate, cubiertos de suave merengue de azúcar moreno y…¡Glaseados con más chocolate!

Chocolate, intenso chocolate junto al sabor suave a caramelo del azúcar integral hecho merengue  y ¿Con un toque de culpa? Puede. Pero que deliciosa que está la culpa de vez en cuando.

Esquivando la leve culpa (leve, muy leve, se olvida al ratito, prometido😜 …), estos pastelitos han resultado ser de los más ricos que he probado ¿Por qué? Porque cada parte del pastel está de vicio, pero, el tema es: ¡EL GLASEADO!

El merengue de azúcar integral de caña es otra de las causas seguro, pero EL GLASEADO es la clave.

¿Y qué tiene de especial este glaseado? Nada, en realidad. Un detalle tonto, pero que ha resultado ser ¡Un pasada!

La receta original de este glaseado puedes encontrarla en The Sweetapolita Bakebook (O: la biblia en pasta blanda de la repostería americana-para mí al menos-). En el libro de Rosie puedes encontrar un glosario, no muy amplio, pero muy bien  escogido, con mimo, de recetas de bizcochos y cremas básicos; además de unas cuantas variaciones de cada receta. Entre estas recetas básicas con las que, en mi opinión, se pueden hacer tartas increíbles (para muestra un botón : TODAS LAS TARTAS DEL LIBRO ESTÁN HECHAS CON SUS BÁSICOS) , está su “Chocolate shiny glaze” (puedes encontrar uno muy similar en esta receta de su blog: Vanilla cream filled Double chocolate cake for two).

Este glaseado es el número Pi de los glaseados de chocolate, porque te permite conseguir un acabado brillante ¡Sin atemperar el chocolate! OMG, sí, es así. Cierto. Verdad. Un hecho.

Con esta receta logras un baño de chocolate que se endurece por completo una vez frío, PERO, que no tienes que atemperar para que quede brillante; dignamente brillante, la imitación rara vez suplanta al original, pero en este caso defiende la performance” con mucha dignidad.

El tema del chocolate es su acabado, ya que el chocolate pierde brillo cuando se calienta para derretirse y, sin bajar la temperatura antes, atemperándolo,  se trabaja (por encima de 29º el acabado del chocolate no será el brillo tan guay de los bombones – Esta temperatura sirve para chocolate negro solamente, otros tipos de chocolate se trabajan a temperaturas inferiores-) porque se daña la delicada grasa del chocolate: la manteca de cacao.

La manteca de cacao es muy sensible a los cambios de temperatura, por eso, para cuidarla, evita calentar mucho el chocolate y consérvalo -siempre que sea posible- a temperatura ambiente, en lugar de la nevera (en verano, si te pasa como a mí, y tu casa está construida en el sol☀️, refrigéralo si es necesario, pero muy probablemente  se dañará, aunque puedes utilizarlo y no está estropeado, su aspecto será  apagado).

*Un pequeño truco para conseguir resultados más brillantes sin lidiar con el trance del atemperado es CUIDAR LA TEMPERATURA, es decir, para evitar tener que devolver el chocolate a 29º, evita que el chocolate supere mucho  esta temperatura -en la medida de lo posible- y trata de bajar su temperatura un poquito, añadiendo unos pedacitos que no hayas calentado, por ejemplo – imitando una especie de “pseudo-siembra” .

Para cuidar el chocolate, puedes probar a trabajarlo así:

-Este truquillo es “una tirita”, el resultado nunca será tan bueno como si se atempera (bien), pero sirve para cuidar el producto y mitigar los daños debidos a la temperatura cuando fundes chocolate-

1. Separa un par de oncitas de chocolate, y pica muy bien el resto. Derrítelo en el microondas, así puedes controlar el tiempo.

2. Mételo en el microondas 30 sg. Sácalo y remueve suavemente. El microondas calienta, a través de la radiación, de dentro hacia afuera, por eso aunque por fuera siga estando entero, la temperatura interior habrá subido. Remueve, rompiendo con cuidado los pedacitos, unos contra otros, al remover.

3. Devuleve al microondas otros 30 sg. y saca de nuevo. Esta vez para siempre😂. Si no es cuestión de vida o muerte, no lo calientes más.

Remueve con cuidado, y continua removiendo hasta deshacer por completo.

4. Si el chocolate está ya muy derreitdo cuando lo sacas del microondas o sí crees que se ha calentado demasiado, añade los dos pedacitos que reservaste, ayudará a bajar la temperatura.*

PERO, y aquí viene el cambio simple de inesperados resultados: en mi receta yo sustituí la mantequilla por margarina. Una margarina rica, no uses cualquier marca si vas a darle protagonismo en tu postre, elígela con el mismo mimo que escoges tu mantequilla.

Yo utilicé una margarina holandesa que compré de capricho.

Sustituir la mantequilla por margarina es algo que no suelo hacer, porque la mantequilla es grasa saturada de origen animal. Cierto. Pero, al menos es natural. Es grasa de origen animal. Punto. Pero la margarina es aceite, de no muy buena calidad en muchos casos, que pasa por un proceso químico en el que se hidrogena, para que permanezca sólido a temperatura ambiente, lo que, de manera natural, sería un líquido.

Así que, aunque insaturada vs. saturada gana la partida. Natural vs. procesado vence. Y el sabor delicioso e incomparable de la mantequilla desempata a la hora de preparar repostería. Esta claro. PERO esta margarina tiene un sabor muy rico, así que me decidí a probar con ella.

Y el resultado ha sido un glaseado mucho más fino, y algo más crujiente ¿Sabes a qué sabe? Al glaseado de los Tigretones (Hey, Go 80’s❤️💋). Esa es la textura.

Y tiene sentido, porque los glaseados de la bollería industrial se prepraran con grasas hidrogenadas, así que ahí está. Menos sano. Más crujiente. Más fino. Menos calorías. Pros y contras en esta vida llena de grises es de lo que va la partida. Al menos eso parece😂😂😂.

Dejando a un lado mis reflexiones sobre la grasa, su orígen, vida y milagros ¡El resultado es delicioso!

Pastelitos de chocolate. Deliciosos bizcochos súper chocolatosos, que así, ellos solitos ya te despiertan para desayunar, y oye, empiezas el días con alegría y con gozo.

Merengue suizo de azúcar moreno integral de caña ¿Por qué? Por salud. Nooo, la salud es un tren que ya pasó para estos cupcakes ¡Por su sabor!

Y, el remate mortal: Glaseado de chocolate (insaturado-trigetoniano-increíble-de morirte en la bañera).

Estos bomboncitos de merengue son UNA PASADA.

Yo dejé unos cuantos como muffins y también quedan muy ricos, así puedes elegir: BOMBA o PETARDO. Sea como sea, por separado o juntitos, los ingredientes de estos cupcakes dan un resultado que es todo un vicio🤗.

CUPCAKES DE CHOCOLATE Y MERENGUE DE AZÚCAR MORENO

Glaseados con más chocolate

BIZCOCHO DE CHOCOLATE

Para 12-18 cupcakes

Ingredientes:

150 gr. de harina común

70 gr. de cacao natural sin azúcar (Yo utilicé cacao de proceso holandés)

1/2 cucharadita de levadura

1/2 cucharadita de bicarbonato

1 cucharadita de sal

225 gr. de yogur griego

1 cucharada de zumo de limón

60ml. de café caliente

115 ml. de aceite de oliva

2 huevos

250 gr. de azúcar moreno

1 cucharadita de vainilla en pasta

Opcional: 1 cucharadita de extracto de butter vainilla de  Lorann (Aquí puedes comprarla)

1 cucharadita de vinagre blanco

1/2 cucharadita más de bicarbonato (para mezcla con el vinagre)

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 175º. Prepara la badeja con las cápsulas.
  2. Pesa, mezcla y tamiza: harina, cacao, bicarbonato, levadura y la sal. Reserva.
  3. Mezcla el yogur griego con el zumo de limón y reserva. De esta forma preparas una especie de crema agria casera, igual que cuando haces buttermilk con leche y zumo de limón.
  4. Empieza a batir los huevos junto al azúcar, empieza a velocidad suave, con el accesorio amasador de tu batidora, o con la pala si utilizas batidora de pie. Ve subiendo la velocidad, hasta llegar a batir deprisa. Bate 10-12 minutos. Hasta que los huevos estén muy esponjosos y blanqueen. En este paso metes aire en la prepraración, por eso es tan importante ser generos@ con el tiempo de batido.
  5. Añade la vainilla y el extracto.
  6. Baja la velocidad y añade el aceite, despacito, en forma de hilo que cae sobre la pared del vaso. Bate dos minutos más y retira el vaso de la batidora.
  7. Mezcla el yogur agrio con el café.
  8. Batiendo muy despacito y a mano, empieza a añadir los ingredientes secos, intercalados con la mezcla de café y yogur (en 3 y 2 adiciones respectivamente).
  9. Por último, a parte mezcla el vinagre con el bicarbonato, y mientras burbujea, lo más rápido que puedas, vierte en la masa la mezcla burbujeante y mezcla hasta integrar.
  10. Rellena las cápsulas 2/3 y hornea 18-20 minutos, trata de no sobrehornear.
  11. Una vez listos, cuando al pincharlos el palillo salga casi limpio, con alguna miguita. Vuelca la badeja con cuidado y deja que terminen de enfriarse sobre una rejilla.

MARSHMALLOW RAW CANE SUGAR MERIENGUE

Ingredientes:

165 gr. de azúcar integral de caña

100 ml. de claras pasteurizadas a temperatura ambiente

1/4 de cucharadita de crémor tártaro

1 cucharadita de vainilla en pasta

1 pizca generosa de sal

Preparación:

  1. Limpia muy bien con zumo de limón el bol, las varillas y todos los utensilios que vayas a utilizar. Cuida de que no quede ningún resto de grasa.
  2. Pon un cazo o cacerola con un dedito de agua, un baño maría en el que puedas asegurarte de que el agua no llegará a tocar el bol, ya que pueden cuajarse las claras.
  3. A fuego medio fuerte, mientras remueves con frecuencia, calienta las claras junto al azúcar y el crémor tártaro hasta que la mezcla alcance 65º, en ese momento el azúcar se habrá derretido por completo. Es importante que no queden granitos de azúcar enteros, o se notarán en la crema.
  4. Retira el bol del baño maría y comienza a batir a velocidad muy suave.
  5. Continua batiendo, a velocidad ascendente, hasta que la mezcla esté a temperatura ambiente y se vuelva mullida, blanca y suave.
  6. Entonces retira, y, si no la vas a utilizar en el momento, puedes conservarl0 en un recipiente hermético a temperatura ambiente unas cuantas horas. Aunque, el merengue siempre se trabaja mejor recién hecho, puede “aguantar” un par de horas. Bate un par de minutos justo antes de utilizarlo.

GLASEADO DE CHOCOLATE:

Ingredientes:

150 gr. de chocolate negro, del mejor que puedas conseguir. Al 70 % de cacao.

12o gr. de margarina, una bien rica, de la mejor calidad que encuentres

2 cucharadas de miel de flores

1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

Una pizca generosa de sal recién molida

Preparación:

  1. En recipientes separados, aptos para microondas pon el chocolate y la margarina.
  2. Introduce 30 sg. el chocolate en el microondas. Sácalo y haz lo mismo con la margarina.
  3. Remueve suavemente ambos ingredientes para homogeneizar el calor, y si hace falta repite una vez más.
  4. Mezcla ambos, y añade la miel y el aceite.
  5. Mezcla muy bien y añade la sal.
  6. Reserva. Puedes conservarlo bien cubierto horas fuera de la nevera, y hasta una semana en la nevera. Si vas a conservarlo más días, guárdalo en un recipiente hermético y congélalo.

MONTAJE DE LOS CUPCAKES:

  1. Vacía el centro de los cupcakes con un descorazonador de manzas, o, con el glaseado caliente, inyecta el sirope con una jeringuilla de cocina.
  2. Una vez rellenos, coloca el pedacito, para cerrar los cupcakes.
  3. Con una boquilla redonda y una manga pastelera, pon una pequeña cantidad de merengue sobre el bizcocho y glasea con sirope de chocolate hasta cubrir por completo el merengue.
  4. ¡Decora como más te guste! Sprinkles, non-pareils o miguitas de los centros que has vaciado😊
  5. El paso 5 consiste en gozar de estos bomboncitos…¡A disfrutar!

Besitos inmensos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.