Te habrá pasado. Vas a la frutería y ves las calabazas 😍, los boniatos 😍, las peras y las manzanas…😍😍😍

Claro, y mi despensa está on fire, llena de calabaza, peras, boniatos ¿La tuya no? Así que, con o sin bajada de las temperaturas ¡Queda inaugurado el otoño repostero con esta tarta de peras y mantequilla noisette!

Esta tarta de peras es de esas cosas fáciles. Que no requiere ningún ingrediente especial. Ningún rollo pastelero especialmente raruno. Ni ninguna técnica. Hoy no hace falta que te pongas las gafitas de empollona, porque esta receta ¡Es súper fácil! Rápida, saludable (relativamente), sabrosa y muy molona.

Unicamente necesitas un poco de fruta; harina integral, azúcar de caña, especias, mantequilla (seh, mantequilla, que tampoco hay que abusar de la fruta), y un par de huevos ¡Y está de quedarse muert@ en la bañera!

Te cuento, porque es súper sencillote.

La masa es una masa de pastel, densa y consistente. No se trata de masa quebrada, ni pie crust, nada que necesite reposar en frío. Te pones con ello y lista al momento. No lleva impulsores; ni levadura, ni bicarbonato. Porque no quieres que suba.

Azúcar de caña y harina integral ¿Por qué? ¿Estamos a dieta? (¿WTF? ¿Me he equivocado de blog?😂).

No. Por su sabor. Por su delicioso e intenso sabor; los alimentos poco procesados conservan más propiedades, es verdad, pero también más sabor. Los sabores intensos de harinas y azúcares integrales en bizcochos y tartas de frutas y hortalizas son una combinación gozosa.

Al harina integral, tras molerla, le añaden de nuevo la cáscara del grano. Son esas hebritas que se quedan en el tamizador. Bien. Añádeselas. Las quieres todas ¿Es más sano? Sí. Pero además ¡Es que está más bueno! Aportará sabor y consistencia a una masa que tiene que aguantar una buena cantidad de fruta rica en agua.

El azúcar de caña le aportará su delicioso sabor a caramelo y el tono dorado. Y junto a un par de huevos enteros y un poquito de mantequilla noisette o brown butter, serán la base con la que preparar la masa.

El resultado es una masa densa antes de cocinarse, y, una vez horneada, a medio camino entre un bizcocho y una galleta blandita. Perfecta para resistir la cocción de las peras.

¿Brown butter? ¿Mantequilla noisette? ¿En castellano no tiene nombre? Sí. Pero yo no me lo sé😂. En castellano, mantequilla tostada. Hazla a fuego suave. Puedes clarificarla, quitarle la espumita mientras se cocina, o no hacerlo. Con este paso retiras el suero de mantequilla, que se separa cuando se calienta, dejando sólo la parte grasa. Yo retiré un par de cucharadas de suero de mantequilla, cuando empezó a hacer burbujitas, y seguí tostando la mantequilla. A fuego suave y sin despistarte mucho, porque es una grasa delicada que se quema facilmente.

Cuando esté doradita y tome un tono marrón suave; cuando huela como a frutos secos (y al bien absoluto), retiras el cacito del fuego, y dejas que vaya perdiendo temperatura. Haz este paso el primero, antes de preparar nada más. Así se enfriará mientras preparas el resto de ingredientes.

Yo utilicé esta mantequilla. Es un descubrimiento reciente. Igual tú ya la conocías, pero esta mantequilla dorada, especial para repostería, me ha parecido más untuosa y aromática. Está deliciosa, absolutamente adictiva.

Para dulces en los que la mantequilla sea un prota, yo me abono a esta mantequilla desde este momento.

Pero puedes utilizar la mantequilla que más te guste a ti. No te servirá sustituir por margarina, pero sí hacerlo por AVOE. El sabor del aceite puede ir perfecto con las peras y el azúcar de caña.  No calientes el aceite, porque no se dorará. Sólo conseguirás saturar una grasa saludable y convertirla en algo menos sano que la mantequilla.

Ya sólo te queda elegir la fruta y la mezcla de especias. Si puedes, prepárala tú mism@. Añade las especias que te gusten a un mortero y muélelas en el momento. Lo notarás en el sabor, pero, mejor aún ¡Lo notarás en el momento! El aroma de las especias explotando en el mortero te llena por todas partes y te sumerge en el modo otoño con todo el gusto de esta estación y de una tarde pastelera.

La tarta está hecha con peras conferencia. Deliciosas y maduritas. Cortadas en láminas. Hazlas tan finas como te permitan tus cuchillos (mis cuchillos no permiten laminar, la verdad). Si te pasa igual, puedes utilizar un pelador de patatas. Aunque, sin problema podrías cortar las peras en dados, en cuartos o como más te guste.

Te propongo dejar la piel. Lávalas muy bien, seca con un pañito o papel de cocina, y exprime un limón antes de empezar a laminar las peras. Se oxidan muy rápido. Por eso, según vayas dejando la fruta cortada, sumerge la parte carnosa en zumo de limón.

Antes de exprimir, ralla la piel del limón. Utiliza también la ralladura para aromatizar los huevos, mientras estés batiéndolas junto al azúcar. Eso y un par de cucharaditas de extracto de vainilla darán un sabor, y un aroma a la tarta, que, al comerlo, deja un gusto que combina de maravilla con la acidez de la pera y la dulzura del azúcar…porque…

Aquí va la “freakada” de la receta: azúcar de melaza ¿Qué? ¿Qué es? ¿Por qué?

Es un tema este del azúcar (del que un día te voy a dar una chapa intensa, porque para mí-clases-modosdeelaboración-procesado-son un temazo). Si bien es cierto que muchos azúcares procesados se tiñen con melaza para darle un color dorado a un azúcar que ha perdido parte de su color (a caña de azúcar) al ser DEMASIADO PROCESADO COMO PARA VENDERSE COMO AZÚCAR MORENO. El azúcar al que yo me refiero es este. Azúcar moreno de caña al que le han añadido melaza. Es sabroso ¡Súper húmedo! y delicioso. Yo lo utilizo para pies y tartas, como esta tarta de peras.

Recién salida del horno espolvorea 1 cucharada o cucharada y media sobre la tarta. Puedes hacerlo antes de hornear también. Por el calor se fundirá ligeramente, pero no se derretirá por completo. ¡Es delicioso!

Si no lo encuentras, o no te apetece comprarlo, puedes prepararlo tú mism@ en casa. Añade un par de cucharadas de melaza a 500 gr. de azúcar integral de caña o al azúcar moscovado que tú suelas utilizar (te propongo que lo hagas con estos dos tipos de azúcar, porque son los más sabrosos y húmedos). Debe quedar humedo, jugoso, pegajoso, pero no hecho una masa. Ve añadiendo poco a poco, para evitar pasarte de melaza.

El resultado es ¡Deliciosérrimo! La acidez de las tartas de fruta, las masas crujientes de las tartas y pies y el acabado del azúcar de melaza…(ojos en blanco, mirada al cielo, y si me quereís, irse…🤣)…

Si te encuentras estupend@, puedes ponerle, (como he hecho yo, porque soy una gordita con muy poca vergüenza) toffe de vainilla casero. Recién salida del horno, vierte lentamente el toffe, aún caliente, sobre la tarta.

Pero este paso es totalmente opcional. Sin el toffe es una tarta saludable y deliciosa (Hola, es una tarta… pero salvo por la mantequilla es una tarta sana, con ingredientes poco procesados y fruta…he dicho…¿Me oyes conciencia?🤣).

BROWN BUTTER PEAR CAKE

con toffe de vainilla casero

Ingredientes:

230 gr. de azúcar integral de caña/ panela

2 huevos L a temperatura ambiente

190 gr. de mantequilla

215 gr. de harina integral

1/2 cucharadita de vainilla en polvo

1/2 cucharadita de hierbabuena

1 cucharadita de canela

1/4 de cucharadita de nuez moscada

3 clavos

5 granitos de pimienta negra

1 cucharadita de sal

La ralladura de un limón

2 cucharaditas de extracto de vainilla

2 peras conferencia grandes

Preparación:

  1. Para tostar la mantequilla: Pon la mantequilla en trocitos en un cacito a fuego suave. La mantequilla empezará a burbujear. Mantén la temperatura constante hasta que empiece a tomar un color marrón suave y un aroma como a frutos secos. Retira del fuego y deja que se enfríe mientras preparas el resto de ingredientes.
  2. Precalienta el horno a 175º. Prepara un molde de tarta o pie (de 15 cm.): cubre el molde con papel de horno. Puedes poner un disco en la base, o, como hice yo, plegar una hoja de papel de horno, y ajustarla al molde previamente untado con mantequilla o margarina. Mi molde no era desmontable, por lo que quería cubrir también las paredes.
  3. Pon las especias en un mortero, las que están por moler y las molidas, y trituralas. Reserva.
  4. Lava las peras, y deja la piel. Corta el rabito y el culo, y vacia los corazones. Corta en láminas finitas y baña en zumo de limón.
  5. Pesa, mezcla y tamiza el harina y las especias. Reserva.
  6. Comienza a batir los huevos a velocidad media con la pala o con el accesorio mezclador de tu batidora. Añade el azúcar y bate 10-12 minutos. Hasta que la mezcla esté esponjosa y mullida. Añade la ralladura de limón y la vainilla mientras la mezcla monta.
  7. Añade la mantequilla cuando haya enfriado casi por completo. Hazlo en forma de hilito, y, si es necesario en varias veces. Incorpora sin dejar de batir, bate hasta que se mezcle por completo, y continua hasta haber añadido toda la manetquilla.
  8. Retira el vaso de la batidora,y, batiendo a mano, incorpora el harina en dos veces. Te quedará una masa densa, de color tostado.
  9. Vierte sobre el molde preparado y extiende con una espátula del centro hacia las paredes.
  10. Coloca las peras como mas te guste, sumergiéndolas bien en la masa.
  11. Hornea a 175º 50-60 minutos, hasta que al pinchar la tarta con un palito de brocheta, salga limpio (o casi) y con alguna miguita. Si durante el horneado ves que la parte superior se dora demasiado rápido, cubre con un trocito de papel de aluminio. Retira 5 o 10 minutos antes de sacar del horno, para que se dore la parte superior.
  12. Recién salida del horno, espolvorea una cucharada o cucharada y media de azúcar de melaza sobre la tarta. Queda de vicio.

Conservación:

Al ser una tarta de fruta es mejor que la conserves refrigerada. Aguantara a temperatura ambiente 24 o 48 horas, pero después la fruta puede empezar a fermentar y la tarta cogerá un sabor agrio.

No he congelado nunca una tarta de fruta, por lo que no puedo recomendarte hacerlo, ni decirte qué resultado puede darte.

TOFFE DE VAINILLA:

Ingredientes:

100 gr. de mantequilla bien blandita

120 gr. de azúcar

50 ml. de nata para cocinar

2 cucharaditas de extracto de vainilla o vanilla en pasta

Preparación:

  1. Corta la mantequilla en cubitos y ponla en un cacito junto a la mantequilla a fuego medio alto. Puedes mezcla con una espátula antes de llevar al fuego, pero una vez lleves al fuego no remuevas la mezcla.
  2. Una vez que comience a derretirse la mantequilla junto al azúcar, deja que se dore. Cuando la mezcla tenga un color dorado, retira un momento el cazo del fuego y añade la nata de golpe. Remueve suavemente para mezclar y devuelve al fuego.
  3. Cuando la mezcla esté dorada retira el cacito del fuego y añade la vainilla.
  4. Reserva caliente para verter sobre la tarta recién salida del horno.
  5. Con cuidado de no quemarte, según saques la tarta del horno vierte la cantidad de toffe que quieras sobre la tarta caliente. No tienes que añadirlo todo. A tu gusto.

Conservación:

Puedes no añadir el toffe. Es sólo una opción.

Si quieres reservar parte del toffe, puedes alamacernarlo en un tarrito de cristal u otro recipiente hermético y calentarlo antes de servir.

Si vas a verterlo en un tarro de cristal deja una cuchara dentro, ya que el cristal puede reventar por el calor.

El toffe está mejor recién hecho, en el mismo momento en que vayas a utilizarlo. No se tarda nada en prepararlo. Una vez frío se endurece y queda como un caramelo blando.

Espero que te animes y pruebes a unas peras para ¡Inaugurar el otoño pastelero de manera oficial!

¡Feliz día y besitos inmensos!

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.