¿Necesitas una receta infalible de bizcocho de vainilla? ¡Yo también! ¿Y quién no?

Esta búsqueda seguramente nunca acabará, pero, después de muchos –muchos-muchos-muchos-muchos- intentos, por el momento al menos ¡Aquí está!

Un bizcocho de vainilla que puede reinar en la sección “TARTAS BLANCAS” de tu recetario. Delicado, suave, con increíble sabor a vainilla y una miga fina, suave y aireada ¡Exquisito!

Y mira que yo tengo el morro fino cuando de vainilla se trata.

Este bizcocho nació en busca de esa receta para “TARTAS BLANCAS PERFECTAS”. No  hay nada más bonito que un White Cake, delicado y suave.

Es la versión nº 500 millones de mi….[ratatatatatatán…]: obsesión repostera nº 347: TARTAS BLANCAS.

Este bizcocho de vainilla es delicado y suave.  Su miga es fina. La textura es tierna ¡Y el sabor es la mejor parte! Mantequilla, almendras, vainilla..La vainilla es un ingrediente elegante. Es exquisita. Delicada. El postre las princesas. La diva de los ingredientes pasteleros.

Y, en honor a la delicadeza de la vainilla, este bizcocho es justo así. Es suave, su miga es súper fina, el sabor a vainilla, del que más adelante hablamos tú y yo un poquito más, se acompaña de lima, suave mantequilla y una pizca de extracto de almendrás, para llevarte de paseo, a ti y a tu paladar.

Elaboración, ingredientes y ¿Por qué vas a hacer esto o lo otro?

Esta es una de esas recetas que suponen un ejercicio de alquimia pastelera.

Por eso, aunque sabes que siempre te propongo variaciones, sustituciones posibles y te animo a trastear las recetas (será porque no hay nadie más amante del trasteo que esta que soy yo); con esta receta, trata de seguir las indicaciones. Al menos si quieres que el resultado se asimile al que yo te propongo, es una receta equilibrada a través de muchos ensayos y errores. Cada ingrediente y cantidad tiene su por qué,  son traidores los bizcochos de vainilla y es fácil alterar la química de la receta.

Ingredientes secos:

Utiliza harina de repostería. Yo utilizo harina común en muchas de mis recetas. Las harinas ricas en proteínas dan como resultado bizcochos consistentes y densos, y esto es genial en recetas que llevan una parte importante de ingredientes húmedos, purés de fruta…pero no en esta receta.

¿Y por qué? Porque utilizar harinas flojas (bajas en proteínas, como el gluten) ,te ayudará a lograr bizcochos con una miga mucho más fina y delicada.

Experimentar con el tipo de harina es de las cosas que más conocimientos requiere en repostería; no es un campo vedado para reposteros aguerridos, pero altera el resultado mucho más, y no siempre sabes qué estás modificando. Las proteínas son así, invisibles, pero muy poderosas en tus bizcochos. No puedes señalarlas con el dedo, pesarlas o cuantificarlas con exactitud, ya que el porcentaje de gluten que contiene un tipo de harina tampoco es una cifra exacta, varía de una marca a otra, y las indicaciones según clase son aproximadas.

En caso de que no tengas harina de repostería, puedes retirar una pequeña parte y añadir almidón de maíz (maizena); pero yo te recomiendo harina de repostería para esta receta.

Añade un poquito de vainilla en polvo, puedes comprarla aquí. Es un ingrediente un poco caro, pero dura mucho, ya que, generalmente añades muy poquita cantidad, y el sabor que da a los dulces es delicioso. Media cucharadita será más que suficiente.

Utiliza azúcar blanco. Utilizar azúcar granulado aporta más humedad al bizcocho que sustituirla por azúcar glas. Utilizar azúcar glas hace que esta se integre mejor y se note menos, pero seca ligeramente más el bizcocho.

Sustitución posible-idea trasteadora para almas inquietas-: Puedes sustituir 100 gr. de harina por 100 gr. de harina de almendras (almendras escaldadas, peladas y molidas). El harina de almendras aporta mucha humedad a las masas de bizcocho. Si vas a preparar un tarta, como hice yo, la receta original te irá perfecta. Pero, para utilizar la receta para otra elaboración, si quieres añadir unos orejones troceados (por ejemplo), el resultado será un bizcocho mucho más humedo, con sus frutillas tropezoneras, de textura fina, pero densa y humeda. Yo por darte ideas. Si compartimos el alma trasteadoril siempre mola llevar un paso más allá las recetas.😉

Huevos: Esta receta sólo lleva claras de huevo. ¿Por qué? Porque es un white cake, y los bizcochos elaborados con yema de huevo son de un color más amarillito.

Es indiferente que utilices claras pasteurizadas que desclares tú mism@ los huevos; vas a cocinar la masa, así que no hay riesgo alimentario. Vas a incorporar las claras de dos formas diferentes, para conseguir de ellas todos sus poderes. La mitad, mezclada con los ingredientes humedos, y la otra mitad montadas a punto de nieve. Humedad+estructura+aire extra ¡Viva el huevo!

¿Grasa? Esta vez, sí, esta vez ¡Mantequilla colega!😎 Yeah. Porque tú lo  vales y tus invitados también. Pero, una tercera parte de la grasa añádela en forma de aceite de girasol ¿Y por qué? Por su humedad. Los bizcochos elaborados con aceite son más humedos y blanditos. ¿Y de oliva? En este caso es preferible que utilices un aceite insípido, que respete el sabor protagonista: la vainilla.

¿Puedo hacerla con mantequilla nada más? Puedes preparar la receta con mantequilla unicamente. No habría problema. ¿Por qué en esta receta funciona sustituir aceite por mantequilla de manera equivalente y en otras no?  Porque has restado grasa de los huevos, ya que no llevan ni una yema de huevo, sólo 390 gr. de mágicas claras de huevo.

La cantidad de mantequilla sería bastante grande. 400 gr. de grasa. Eso sí.  Por esta razón yo utilicé ambos tipos de grasa: líquida insaturada vegetal y grasa saturada de origen animal ¿Hay que comer de todo, no?😜

¡Hidratación!: ¿Qué tiene un extra de grasa, ácido láctico y bácterias maravillosas que reaccionan con leudantes como el bicarbonato? ¡Yogur griego! Mezclado con el zumo de una lima, para conseguir una versión casera, a medio camino entre la crema fresca y la crema agria. El hacedor mágico de jugosidad bizcochera. Como buttermilk un poco más graso.

Vainilla, vainilla, vainilla, lima y almedras: ¡Saaaaabor!

Ya has puesto sabor en los ingredientes secos: media cucharadita de vainilla en polvo. Ahora vamos a añadir el resto del sabor a la grasa. Si tienes una vaina de vainilla ¡Su día de lucirse ha llegado! Lava la vaina muy bien, abréla con cuidado por la mitad y raspa las semillas con una puntilla. Añádelas a la mantequilla mientras se está cremando. ¿Y si no tengo vainilla en vaina? Pues dos cucharaditas de vainilla en pasta ¿De cuál? De esta, no busques más.

Puedes añadir una cucharada de vainilla en pasta y otra de extracto puro.

Añade, junto a la vainilla, a la mantequilla, la ralladura de un lima, y, opcionalmente, extracto de almendras. Combina muy bien con la vainilla, y contribuye a que el sabor del bizcocho esté más equilibrado. Complementa de maravilla cuaquier cake de sabor suave. Si no tienes extracto y sustituyes parte del harina por harina de almendras, el efecto es similar.

Bizcocho de vainilla perfecto:

Para tartas, no olvides forrar el molde. La base siempre, con un disco de papel sulfurizado (¡El otro día ví en el instagram de Bea Roque que se venden ya cortados!). Y, si el molde no es desmontable, forra las paredes también.

Si estás pensando en hacer un layer cake, echa un vistazo a este paso a paso, posts útiles de las reposteras más molonas y algunos libros muy chulos.

Ingredientes:

400 gr. de harina de repostería

15 gr. de levadura química

15 gr. de bicarbonato sódico

7 gr. de sal (1 cucharadita + 1/2 cucharadita)

1/2 cucharadita de vainilla en polvo

425 gr. de azúcar  blanco (granulado)

390 gr. de clara de huevo

250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

150 ml. de aceite de girasol

la ralladura de una lima

2 cucharaditas de vainilla en pasta

Opcional: 1 cucharadita de extracto de almendras

380 gr. de yogur griego

el zumo de una lima mediana

 

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 175 º. Prepara el molde: forra con un disco de papel sulfurizado la base, y si el molde no es desmontable, forra también las paredes del molde.
  2. Pesa, mezcla y tamiza juntos: el harina, los leudantes, la sal y la vainilla en polvo. Reserva.
  3. Mezcla el yogur griego con el zumo de lima.
  4. Comienza a batir la mantequilla a velocidad media-baja. Añade el azúcar y bate 10-12 minutos. Sube la velocidad paulatinamente, hasta batir a velocidad alta.
  5. Añade la vainilla, el extracto de almendras y a ralladura de lima. Bate para mezcla e incorpora, sin dejar de batir, añade el aceite de girasol, batiendo a velocidad media, en forma de hilito y en varias adiciones. Añade un poquito, cuando veas que se ha incorporado, continua.
  6. Mezcla el yogur griego con la mitad de las claras y reserva el resto.
  7. Retira el vaso de la batidora, y batiendo a mano, incorpora los ingredientes secos, alternándolos con el yogur+claras.
  8. Mientras haes esto, monta las claras a punto de nieve en la batidora.
  9. Con movimientos envolventes, y mezclando suavemente, incorpora en dos veces las claras de huevo a punto de nieve. Sobre todo la última adición hazla mezclando muy suavemente.
  10. Llena los moldes: para mis moldes de 10 cm. yo horneé 250 gr. de masa en cada molde. Puedes variar el tamaño del molde y la cantidad de masa ajustando también el tiempode horno.
  11. Hornea 25 minutos. Estará listo cuando al pincharlo el palito salga seco, o casi, y con alguna miguita.

Conservación:

Al llevar una buena cantidad de grasa y azúcar este bizcocho se conserva jugoso hasta una semana más. Si vas a preparar una tarta con él, envuelve con film y congela. Ayuda a compactar la miga y hace que los bizcochos conserven mucho mejor la humedad. Además de proporcionarte bizcocho siempre que quieras.

 

Para preparar un white cake que sea BLANCO: Los bizcochos siempre se doran. Es inevitable. Si quieres que tu tarta sea blanca por completo, o de un color si tiñes la masa, que es un uso perfecto de las masas blancas, ya que cogen el tono que tú buscas y no el tono que buscas+ el amarillo del bizcocho, corta tanto la cara superior como los bordes del bizcocho.

Así, retirando todas las zonas del bizcocho que se hayan dorado, te quedarán unas capas perfectamente blancas, o de un tono limpio

 

Si te ha interesado esta receta, quizás quieras echar un vistazo a:

Devil’s food cake: el súper chocolate     Bizcocho de cerveza negra y crema fresca

                      Quiero ver más  bizcochos …

 

Guardar

Guardar

Guardar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.