La primera vez que probé un bizcocho de cerveza negra me enamoré. Y es que, ya sabía que: “una cervecita amiga”, siempre ayuda a mejorar las cosas, pero no sabía ¡Que la cerveza también fuera amiga del bizcocho de chocolate! Porque un bizcocho de chocolate ya es bien por sí mismo, pero un bizcocho de cerveza negra y chocolate, con su interior jugoso y una miga húmeda y ligera; con su sabor denso, ese poquito de amargor y ese gusto ¿A frutos secos? ¿A especias? ¡Es aún mejor!

Porque esa pizca, ese punto que amarga en la boca, mientras aún saboreas el chocolate, es lo que potencia el sabor del chocolate de una forma increíble y lo convierte en un bizcocho más intenso, más profundo, con sabor a cereales tostados, a frutos secos, a…Vamos, que me relamí. Me rechupeteé los dedos y me enamoré…Probé aquella tarta en una cafetería chulísima que está por la zona de Plaza España, en Madrid. Muy pequeñita, con un rollo súper guapo y un café irlandés con tarta de cerveza negra que te mueres de bueno.

Desde entonces hago dos cosas: pasar por delante de esa cafetería siempre que me pilla, aunque sea remotamente, de camino, y, comprar cerveza negra cada dos por tres para hacer experimentos bizcocheros, en busca de un bizcocho capaz de recordarme el que probé y que no he sido capaz de replicar ¡Hasta este bizcocho!

Porque después de un par de años de intentarlo, y varios kilos de frustrantes bizcochos de cerveza negra que siempre tenían un “pero” ¡He conseguido una receta que merece la pena compartir!

Buscando qué había fallado en intentos anteriores (cara de pena máxima…), llegué a la conclusión de que mi error más gordo fue que no había entendido la naturaleza de la cerveza negra. No respeté su esencia, ni su sabor…eso, y que lo sobrehorneé, eso también…por eso quedó seco por dentro, y con una corteza dura y demasiado firme (básico universal de los bizcochos de chocolate, más, si llevan gran cantidad de cacao, que es tremendamente astringente: no pasarte con el horno).

Por eso, con esta receta, te propongo respetar los sabores de la cerveza negra e intentar que todos los demás ingredientes trabajen a su favor. Para conseguirlo (Paso 1: ábrete un botellin bien fresquito de Guinness, unicamente con afán investigador, sin gula ni ganas de una cervecita fresquita…) y párate. Yo también me paré; a pensar en cebada tostada y en cómo su sabor recuerda a especias y cereales tostados. ¿Y si lo acompañas de…?

Un poquito de nuez moscada acompaña de maravilla el sabor, seco e intenso; como la vainilla en polvo, que también tiene ese punto seco, en una versión más dulce, por eso la vainilla además ayuda a la cerveza a sacar su lado más pastelero y convertirse en un dulce.

Para terminar una pizca de pimienta negra y dos cucharadas de melaza, como complemento final de la prota. Piensa en su sabor tostado ¿No te lleva a un punto ácido?  Por eso la melaza es una corista perfecta para esta cerveza (¿Cómo llevas el botellin? Si te lo acabas antes de saborear el bizcocho aún te sabrá mejor…todo es bueno en esta receta cervecera.

Para chocolatearlo ¿Por qué no utilizas el cacao más amargo, para continuar con esta política de respeto, respetamos la cerveza, con la esperanza de que el horno nos devuelva esta actitud. El cacao natural sin azúcar (lo encontrarás como cocoa powder o natural unsweetened cocoa powder, en tiendas a granel también puedes encontralo como cacao natural, y ¡Cuidado! con las opciones más económicas en las que, en el paquete, no figura si es un cacao de proceso holandés o natural. Pista: siempre que sea de procedencia americana es más probable que se trate de cacao natural-que no ha sido procesado para suavizar su acidez-).

Lo distinguirás porque es el cacao en polvo más rojizo, de sabor más amargo y algo más ácido, ya que no está tratado para mitigar esta acidez natural.

Llegando a la la acidez ( y a la mitad del botellin) ¿No te parece que la cerveza negra tiene un punto de acidez? Aprovecharla y suavizarla es muy fácil utilizando crema fresca (+ bicarbonato como parte de los leudantes). La crema fresca-o agria- le va perrrfecta.

La crema fresca es la nata de la leche fermentada, una especie de yogur bastante graso, muy similar al yogur griego. Su efecto en los pasteles es como el de este yogur o como el del buttermilk, los hace deliciosamente jugosos.

Puedes probar a hacer esta receta con crema agria, con yogur griego o con buttermilk, pero no sustituyas cualquiera de estos ingredientes por leche o nata, porque no conseguirás el mismo resultado. Este ha sido uno de mis fallos en intentos anteriores, utilizar leche + nata como sustituto de algo que no sea agua, leche o nata. Si haces esto el resultado no será tan jugoso. Para evitarte caras de penita máxima, como la que se me quedó a mí, utiliza lácteos fermentados, en lugar de leche, porque lo que buscas es el ácido láctico de la fermentación (o el ácido que añadimos cuando lo hacemos casero, el zumo de limón).

Siempre que uses cacao en polvo natural y lácteos fermentados, elige bicarbonato para que el bizcocho suba, porque reaccionará con la acidez del cacao y los lácteos fermentados y tu bizcocho subirá perfectamente. Su sabor quedará equilibrado, no demasiado ácido. Simplemente peerrrfecto.

El resultado ha sido un bizcocho tierno, lleno de aromas. Con un olor seco, a cerveza negra y a especias, pero increiblemente jugoso, con un sabor que te deja con las patitas para arriba cuando lo pruebas y se deshace en la boca inhundándote con su delicioso sabor a chocolate. Si te gusta la cerveza negra te va a encantar.

A mí no me gusta demasiado para beberla, pero ahora que he logrado esta receta la compraré en packs de 6 😉

Puedes utilizar esta receta para hacer tartas, cupcakes o muffins.

El bizcocho queda ligero, pero lo bastante consistente para que puedas montar la tarta sin problemas.

Si lo utilizas para muffins o magdalenitas para decorar: cuida mucho el tiempo de horneado, no sobrehorneés, como hice yo. Cuando al pincharlo el palito salga limpio, pero con algunas miguitas estará listo.

Si lo utilizas para hacer un layer cake, dos truquis, ya sabes:

1. No quites el disco de papel sulfurizado  de la base hasta después de haber colocado el bizcocho en la tarta.

2. Congela previamente el bizcocho. No sólo estará más jugoso, si no que, además, se volverá más consistente y estable.

BIZCOCHO DE CERVEZA NEGRA Y CREMA FRESCA

Ingredientes:

225 ml. de cerveza negra

175 ml. de aceite de oliva suave

80 gr. de cacao natural sin azúcar*

90 ml. de crema fresca caliente

2 cucharadas de melaza

180 gr. de harina común

1/2 cucharadita de sal (10 gr.)

1/4 cucharadita de pimienta negra molida

1/8 cucharadita de nuez moscada

1/8 cucharadita de vainilla en polvo

1 cucharadita de bicarbonato

1/2 cucharadita de levadura

 2 huevos M a temperatura ambiente

150 gr. de azúcar moreno

 1 cucharadita de extracto puro de vainilla

Preparación:

Precalienta el horno a 175º y prepara los moldes.

1. Pon en un cacito, a fuego medio- alto la cerveza negra con el aceite. Cuando esté bien caliente, no es necesario que rompa a hervir, pero si lo hace no hay problema, que esté bien calentita, retira del fuego.

Remueve para mezclar bien la cerveza con el aceite y añade de una sola vez el cacao, previamente tamizado. Remueve para que se integren por completo y reserva.

2. Calienta la crema fresca un poquito, y añádele las dos cucharadas de melaza. Tendrá aspecto de leche cortada, ya que no deja de ser una especie de yogur caliente, no te preocupes, este es el aspecto que debe tener. Reserva.

3. Pesa, mezcla y tamiza, el harina, con la sal y las especias. Reserva.

4. Comienza a batir los huevos con la pala. Bate un par de minutos a velocidad media, añade el azúcar de una vez, sube la velocidad y bate hasta que monten, 8-10 minutos.

5.Una vez estén bien esponjosos, y blanquitos, añade la mezcla de cacao, aceite y cerveza (ten cuidado de que esté templadito, no demasiado caliente, o cocinará los huevos). Mezcla por completo.

6. Retira el vaso de la batidora y, batiendo a mano, añade la mezcla de harina y especias, intercalándola con la crema fresca mezclada con la melaza (3 veces el harina-2 veces la crema fresca). Bate despacito cuando empieces a añadir las harinas, con movimientos suaves.

7. Por último añade el extracto puro de vainilla.

*Moldes: Yo utiilicé dos moldes de 18 cm. de diámetro, con 425-450 gr. de masa en cada molde.

Hornea 23- 25 minutos. Trata de no sobre-hornear. El bizcocho estará listo, cuando al pincharlo con un palillo, salga con alguna miguita, pero no pringoso ni sucio de masa cruda.

Una vez fuera deja que termine de enfríarse sobre una rejilla y desmolda cuando esté completamente frío.

Notas:

¿Cacao natural sin azúcar?

Siempre que una receta te indique usar cacao en polvo natural, o que decidas que prefieres utlizarlo en lugar de cacao holandés, es importante tener en cuenta que al no haber sido tratado para eliminar su acidez, este cacao en polvo es más ácido, por lo que es recomendable que lo acompañes de bicarbonato (habrás visto que en las recetas en las que este es el cacao de elección, el impulsor es bicarbonato, en lugar de levadura, o, aunque lleve levadura, llevan mayor cantidad de bicarbonato) para neutralizar la acidez del cacao.

Y, como el ingrediente que va a ayudar a tu bizcocho a subir y estar esponjosito es el bicarbonato, es importante que entre los ingredientes de la receta haya algún ácido con el que pueda reaccionar, para que su capacidad leudante sea la mayor posible. Por eso verás que la mayoría de recetas que utilizan este tipo de cacao para hacer bizcocho llevan, además del bicarbontao, buttermilk…yogur…crema agría, algún tipo de leche fermentada, porque estás ayudan a pontenciar la capacidad de hacer que suba tu bizcocho que tiene el bicarbonato.

Esto nos dejaría algo así como una norma general para el uso de cacao natural sin azúcar:

Cacao natural (el de color más rojito y algo más amargo)

 + 

Bicarbonato (Puedes usar levadura, además de bicarbonato; utiliza, por ejemplo: 1 cucharadita de bicarbonato + 1/2 de levadura)

Buttermilk/crema agría o fresca/ yogur 

*No serviría sustituir estas por leche o nata, escoge algún lácteo fermentado, porque lo que buscas es su acidez*

De verdad espero que pruebes esta receta y te guste tanto como me ha gustado a mí ¡1 besito cervecero!

Guardar

Guardar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.